Uruguay: candidata a vicepresidente oficialista silenció denuncias contra Maduro

Uruguay: candidata a vicepresidente oficialista silenció denuncias contra Maduro

Hasta el anuncio oficial por parte del socialista Daniel Martínez que la presentó como su compañera de fórmula, Graciela Villar era una completa desconocida

Start the conversation 810
Graciela Villar, candidata a la vicepresidencia de Uruguay. (Foto: Cristian Correa)
Por Cristián Correa Crego
El pasado 30 de junio se desarrollaron en Uruguay las elecciones primarias, instancia previa a las elecciones presidenciales del mes de octubre. Esta primera etapa del ciclo electoral definió un candidato único a la presidencia por cada partido político, y por consiguiente comenzaron a concretarse las respectivas candidaturas a la vicepresidencia.
A partir de estas definiciones, se suscitó una gran polémica por la persona elegida para complementar al candidato presidencial de la coalición de izquierda (Frente Amplio) que gobierna Uruguay desde el año 2005. Dicha postulación tomó por sorpresa a gran parte del electorado, incluyendo a los propios votantes del Frente Amplio, e incluso a precandidatos, dirigentes, legisladores y ministros del partido de gobierno. Hasta el anuncio oficial por parte del socialista Daniel Martínez que la presentó como su compañera de fórmula, se trataba de una completa desconocida. Pero una vez que se supo su nombre, estallaron las consultas a Google para saber quién era Graciela Villar.
La primera escandalosa constatación sobre Graciela Villar está en YouTube, en una entrevista donde expresó que la vigencia constitucional de la propiedad privada como derecho fundamental es un concepto que corresponde a los gobiernos anteriores al Frente Amplio, y que se deberían buscar las herramientas para relativizar dicho derecho.
Teniendo en cuenta el perfil de la candidata a vicepresidente elegida, se trata de un guiño a los sectores más a la izquierda del Frente Amplio, a fin de reactivar la militancia más combativa luego del pésimo resultado electoral obtenido en las elecciones primarias (el partido de gobierno quedó segundo detrás del opositor Partido Nacional, y además perdió una cantidad considerable de votos en comparación a las elecciones primarias del año 2014).
Al poco tiempo se supo que en sintonía con su oposición a la plena vigencia de la propiedad privada, la candidata a vicepresidente es admiradora del dictador comunista Fidel Castro, según surge de un tweet que ella publicó el día del fallecimiento del cabecilla del régimen siniestro: «Mucha historia… y en ella quedarás para siempre. ¡Hasta siempre, Comandante Fidel!».