Unos 150 enfermeros han renunciado al Seguro Social de Puerto Cabello

El presidente del gremio en el litoral carabobeño confesó a El Pitazo que trabaja como taxista para poder cubrir la necesidad de efectivo en su hogar
Seguro Social

Foto: Cortesía Alexandra Rojas
Alrededor de 150 enfermeros han renunciado al Hospital Dr. José Francisco Molina Sierra, dependiente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) de Puerto Cabello y existe un déficit de 50 por ciento del personal en el litoral carabobeño debido a una ola de migración.
Así lo expuso el presidente del Colegio de Enfermeros de Puerto Cabello y Juan José Mora, Carlos Mujica, quien además expresó que el gremio se encuentra cansado y agobiado al vivir en una diatriba constante, pues no es fácil atender a los pacientes sin insumos y medicinas y vivir la realidad propia de tener un sueldo que no llega a 500 mil bolívares mensuales, la carencia de efectivo, de transporte y las largas caminatas diarias que deben hacer para poder cumplir con su horario laboral.
Él mismo narró su historia y es que ha quedado en otras épocas el prestigio de haber sido electo presidente del gremio, pues actualmente se encuentra jubilado por el Seguro Social y ya disfruta de su pensión de vejez, pero también debe prestar servicio como taxista para poder obtener algo de efectivo, pues sus ingresos mensuales no superan el millón y medio de bolívares y eso alcanza para muy poco.
Relató que en días recientes viajó a las oficinas del Ministerio de Salud en Caracas para conocer el estatus de sus prestaciones sociales y para su sorpresa luego de 25 años de servicio solo contaba con 800 mil bolívares.
De tal modo, la autoridad del gremio de enfermería del litoral carabobeño expresó que entiende que los profesionales estén desertando y abandonando cargos que antiguamente eran envidiados y por los que se esforzaban mucho. “Ni si quiera trabajando en dos lugares al mismo tiempo se puede vivir, antes los enfermeros podían tener una vida tranquila trabajando entre público y privado, pero ya no se puede cubrir el déficit en materia salarial para cumplir con una canasta básica que ronda los 35 millones de bolívares”, manifestó.
“Todo lo que se consigue es para cubrir apenas el 50 por ciento del requerimiento calórico que tiene cualquier ser humano. Unas 1800 calorías diarias que son repartidas en desayuno, almuerzo, cena y tres meriendas. Si una persona almuerza no cena o se salta el almuerzo para poder cenar”, expresó Mujica, quien además reiteró que los enfermeros caminan desde distancias que abarcan unos 10 kilómetros para poder cumplir con su jornada diaria, “simplemente están desgastados”.

Powered by WPeMatico

AdSense