Román Ibarra: Los Inservibles

Román Ibarra: Los Inservibles

En enero de 2008, luego de la liberación de la secuestrada Clara Rojas, secretaria de Ingrid Betancourt, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez en mensaje a la nación desde la AN, exigió reconocimiento mundial para las FARC, Y el ELN, en abierta contradicción –y afrenta-contra la opinión de la vecina Colombia y el gobierno del presidente Uribe.
Chávez siempre en plan de ridículo ¨titán¨ contra el orden establecido y la racionalidad democrática, pidió que ambos grupos irregulares, y narcoguerrileros, no fueran tratados como terroristas, sino como ¨ejércitos insurgentes¨ con un plan y objetivos políticos definidos!!
¨Las FARC, y el ELN no son ningún cuerpo terrorista, son verdaderos ejércitos (…) que ocupan espacio en Colombia, destacó. Chávez señaló que su gobierno reconoce a esos grupos como fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, que tienen un proyecto bolivariano, que aquí es respetado, y que la calificación de terroristas se debe a la presión de Estados Unidos¨.
La calificación de terroristas por parte de los Estados Unidos, Europa y el mundo civilizado y democrático comporta el hecho de que esos grupos irregulares no persiguen fines, ni luchan por ideales de justicia social, y están abiertamente involucrados en secuestros, extorsión, asesinatos viles, y narcotráfico. Para esos monstruos pedía reconocimiento el farsante eterno, Chávez.
Si eso lo juntamos con el hecho de la destrucción a la que sometió la institución de la Fuerza Armada venezolana para convertirla en su partido político personal, distrayéndola del cumplimiento de su obligación constitucional, y haberlos involucrado en negocios de todo tipo, para lo cual, evidentemente contó con una cúpula militar complaciente, y abyecta en abierta violación del dispositivo del artículo 328 Constitucional, podemos entonces concluir en el resultado que hoy tenemos. Unas Fuerzas Armadas absolutamente inútiles e incapaces de cumplir con sus obligaciones.
El bochorno y humillación que acaban de sufrir nuestros oficiales y soldados en el Amazonas a manos precisamente del ELN, luego de la captura de uno de los jefes de ese grupo terrorista, dan cuenta del grado de complicidad que existe entre el gobierno venezolano, la FANB, y los grupos guerrilleros colombianos que operan libremente y sin control en nuestro territorio, corroboran lo que aquí hemos dicho.
No obstante, el bochorno mayor se produce con la declaración del ministro de la defensa, Padrino negando que se trate del ELN, a pesar de la evidencia y la detención del jefe guerrillero, con lo cual, se hace cómplice de la acción hostil sin importarle la vida de los oficiales y soldados venezolanos por cuyas vidas y bienestar debería velar, pero no, prefiere seguir siendo mandadero de las dictaduras de Cuba, y Venezuela en su alianza con los terroristas colombianos.
En su alocución, pidió (más bien imploró) que se fueran de nuestro territorio, en vez de haber aceptado la propuesta del gobierno colombiano para perseguir conjuntamente a los terroristas del ELN y reducirlos utilizando el monopolio exclusivo de la violencia legítima que le otorga la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Desprecia el orden y la legalidad, y con su omisión cohonesta la acción terrorista.
Es una verdadera vergüenza para nuestros compatriotas, y para el mundo todo, la constatación de que, además de la crisis económica y social, producto de la corrupción galopante de su gobierno, también tengamos que soportar la humillación de un grupo terrorista en nuestro suelo, sin que la FANB haga nada para defender el territorio y la vida de nuestra gente.
Hay quienes se preguntan si se trata de sumisión, o sociedad entre ambas: FANB y ELN. ¡Vergüenza total!
@romanibarra

Powered by WPeMatico

AdSense