Revendedores de gas le ganan el doble al llenado de los cilindros en Trujillo

Revendedores de gas le ganan el doble al llenado de los cilindros en Trujillo

Mientras el gobierno regional, que gerencia Pdvsa Gas Comunal, asegura que el llenado de un cilindro de 10 kilogramos cuesta 10.000 bolívares, una familia trujillana puede pagar entre 20.000 y 30.000. Apenas 10.000 por debajo del salario mínimo

120
EL PITAZO
Habitantes de tres municipios de Trujillo denuncian que revendedores ganan el doble con el llenado de bombonas. Foto: Archivo
Valera.– Los habitantes del estado Trujillo no han dejado de tener problemas para abastecerse de gas doméstico. Este jueves 15 de agosto, los residentes de unos tres municipios reportaron pagar el doble del valor de los cilindros a revendedores.
En San Rafael de Carvajal, Pampán y Valera, la empresa pública Pdvsa Gas Comunal ha tardado hasta cuatro meses en despachar y hay algunas comunidades que, pese a haber pagado, aún no han recibido la jornada. Esto, apenas a una semana de haberse iniciado una nueva modalidad de pago por transferencia.
En consecuencia, quedan en manos de empresas privadas o algunos consejos comunales, que les piden por un cilindro de 10 kilogramos, valorado oficialmente en 10.000 bolívares y 15.000 bolívares en el sector privado, entre 20.000 y 30.000 bolívares

Bajo esta modalidad, la bombona de 43 kilogramos, valorada oficialmente en 30.000 bolívares y en 50.000 en el privado, cuesta entre 80.000 y 100.000 bolívares, precios inalcanzables para una familia de escasos recursos económicos.
La misma situación la sufren los habitantes de sectores como El Cumbe y La Floresta, en el municipio Valera, donde el precio de los fletes y las colaboraciones a los distribuidores supera el de las bombonas

Miedo a denunciar

En el municipio Pampán, los afectados, quienes prefirieron mantener su identidad bajo reserva por miedo a ser discriminados, expresaron que los habitantes de más de 40 sectores no tienen otra opción. Si no les compran a los revendedores privados, pueden pasar meses sin recibir una jornada de la empresa pública.
Los encargados de los Clap les dicen que va a llegar el gas. Los usuarios hacen colas en la intemperie, bajo el sol, y al final del día no llega el camión. Consideran que es una falta de respeto y también una violación a sus derechos ciudadanos.

AdSense