Monseñor Diego Padrón realizó la tradicional bendición del mar

Finalizada la santa eucaristía, Padrón afirmó que esta tradición viene desde el siglo XX, para la cual sucrenses y turistas asisten todos los años a buscar la bendición de Dios y del mar

El arzobispo de Cumaná, monseñor Diego Padrón, tiene varios años celebrando la santa misa y la bendición del mar. Foto: Joanne González
Cumaná. En la capital del estado Sucre, feligreses y pescadores se dan cita todos los domingos de Resurrección en el sector de Caigüire Abajo para asistir a la tradicional bendición del mar. El arzobispo de Cumaná, monseñor Diego Padrón, y el párroco de la iglesia Santa Ana, Carlos Mendoza, guiaron este año 2018 el acto litúrgico que se efectuó al aire libre y a las orillas del golfo de Cariaco.
Finalizada la santa eucaristía, Padrón afirmó que esta tradición viene desde el siglo XX, para la cual sucrenses y turistas asisten todos los años a buscar la bendición de Dios y del mar. “Hoy es un día de júbilo y alegría para los cristianos, porque se celebra el triunfo de Jesucristo sobre la muerte y la proclamación del Dios de la vida”, afirmó el prelado.

Es una tradición que el Cuerpo de Bomberos de Cumaná les riegue con su camión cisterna el agua bendecida a los presentes. Foto: Joanne González
Al referirse a la poca asistencia de personas a esta actividad religiosa que años tras años desbordada la avenida Perimetral de Cumaná, el expresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana señaló que miles y miles de feligreses y turistas no asistieron a la bendición del mar por la falta de transporte y dinero en efectivo, lo que forma parte de la crisis del país.
Por su parte, Héctor Suárez, uno de los asistentes a la celebración, consideró que “el Gobierno acabó hasta con las palomas blancas que sueltan tradicionalmente en la misa de la bendición del mar, en representación de la paz.

La embarcación El Caporal y sus tripulantes fueron quienes representaron a los pescadores en la tradicional bendición del mar. Foto: Joanne Gonzalez
Recordó Suárez que todos los años al concluir la misa, los presentes disfrutaban viendo a los niños soltar varias palomas blancas en señal de la paz, pero este año —reiteró— el Gobierno acabó hasta con esa tradición. Refirió además que ni los pescadores asistieron; solo una embarcación se encontraba en el golfo de Cariaco.
“Los que gobiernan el país acabaron con las navidades, carnavales y las ventas de pepitotas. Señor, ten piedad de nosotros, basta de tanta desgracias y necesidades”, exclamó el vecino de Caigüire.

Powered by WPeMatico

AdSense