Más de una década de corrupción e improvisación dejan a Venezuela a oscuras

Más de una década de corrupción e improvisación dejan a Venezuela a oscuras

Venezuela vive desde el jueves el peor apagón de su historia. Los fallos en el servicio eléctrico son parte de la cotidianidad del país desde 2010, por falta de mantenimiento e inversión en la generación y distribución de energía. Y después se agravaron con la corrupción: Chávez decretó la “emergencia eléctrica”, repartió contratos millonarios sin licitación que enriquecieron a altos funcionarios de su gobierno y las obras nunca se construyeron.

10 MAR 2019 – 9:02 PM EDT

COMPARTE
Al menos 17 personas han muerto en hospitales debido al apagón general en Venezu…

 / 

CARACAS, Venezuela.- Al principio el gobierno de Hugo Chávez le echaba la culpa de los apagones a la sequía provocada por el fenómeno climatológico El Niño. Y ahora, el régimen de Nicolás Maduro señala al senador Marco Rubio.
Aunque el régimen de Maduro achaca al “imperio norteamericano” el peor apagón en la historia de Venezuela –que comenzó la tarde del jueves 7 de marzo y se ha extendido hasta este domingo en casi todo el territorio nacional– lo cierto es que el país sufre una “emergencia eléctrica” desde 2010, agravada por la improvisación y la corrupción del régimen, según expertos.
El difunto Chávez firmó el 8 de febrero de 2010 el decreto de “Estado de Emergencia del Servicio Eléctrico Nacional”. La orden presidencial destacaba en su justificación la presencia de “un conjunto de circunstancias de orden natural que afecta las cuencas hidrográficas” por el fenómeno de El Niño. Sin embargo, también admitía fallas imputables a la planificación de su gobierno como la “insuficiente” disponibilidad del parque de generación termoeléctrica y las limitaciones de la red de transmisión de energía eléctrica nacional y los sistemas de distribución.


Ya en ese momento las interrupciones del servicio eléctrico eran parte de la cotidianidad de la mayoría de los venezolanos, aunque no solían afectar a los que vivían en Caracas, la capital.
Para afrontar a la situación, que desde 2008 generó un creciente malestar entre la gente, Chávez exigió a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) “acelerar los cronogramas de ejecución de las obras” y tomó una medida que abriría las puertas a múltiples escándalos de corrupción: autorizó “contrataciones por adjudicación directa”, pasando por encima de licitaciones y concursos públicos.
Nueve años después, el balance es oscuro. Muchas obras jamás se concluyeron, Venezuela pasa diariamente horas sumida en las tinieblas y miles de millones de dólares terminaron en cuentas en Andorra, España, Estados Unidos y otros países a nombre de altos funcionarios del régimen chavista hoy perseguidos por saquear las arcas de la República Bolivariana.

Venezuela a oscuras: imágenes del apagón masivo que mantiene sin energía eléctrica al país