Más de 700 pacientes renales temen por sus vidas al no tener más tratamiento para diálisis

Más de 700 pacientes renales temen por sus vidas al no tener más tratamiento para diálisis

Pacientes y familiares denunciaron con preocupación la situación en que se encuentran, pues de no recibir medicamentos para el lunes la vida de muchos de ellos corre peligro

Las diálisis de Francisco Cáceres se ven interrumpidas por cortes de luz. Foto Lorena Bornacelly
San Cristóbal.- “Si no llega el tratamiento debo ir buscando la funeraria para mí, porque eso es lo que va a pasar, para darle el gusto al gobierno de que vayamos falleciendo uno a uno, temo demasiado por mi vida, a partir de mañana estamos en una ruleta rusa a ver qué pasa con nosotros”, dijo Rina Orozco.
A través del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales se realiza el despacho de los tratamiento a pacientes renales y al no hacerlo, no tienen otra opción que esperar la llegada de los mismos o morir. La única esperanza para ellos sería el corredor humanitario.
“Esto es con usted, Nicolás Maduro, usted que está en campaña, abra el canal humanitario para que los pacientes renales, oncológicos, epilépticos, diabéticos y con VIH podamos seguir disfrutando de vivir”, pidió.
De igual manera, Luz Martínez, esposa de un paciente, exigió al gobierno nacional que se resuelva la crisis de salud e insistió también en la necesidad del corredor humanitario.”Están en un país que no existe, hablan maravillas, pero la Venezuela real es esta donde estamos sufriendo porque en cualquier momento se nos puede morir nuestro ser amado, necesitamos un canal humanitario, no es pedir limosna, estamos exigiendo nuestro derecho constitucional”, aseveró.
Además, también se refirió a los países que actualmente se han pronunciado respecto a la situación que se vive en el país. “A todos los países y representantes les pido, dejen de hacer reuniones, necesitamos que actúen y le exijan a Nicolás Maduro que abra el canal humanitario ya”, exigió.
A la concentración de pacientes renales llegó Francisco Céceres, quien no pudo bajarse de la camioneta donde su esposa lo trasladó. “Me siento débil, esto es insoportable y estamos a la espera del gobierno y del Seguro, tememos por nuestra vida y queremos seguir viviendo porque vivir es muy bonito, pero al gobierno parece que no le importa y hasta nos quitan la luz en pleno tratamiento”, expresó.
El caos eléctrico es otro factor determinante en los pocos tratamientos que logran hacerse, pese a que los más de 700 pacientes firmaron una petición a Corpoelec para que los cortes se hicieran en las noches y en las madrugadas en las zonas donde están ubicadas las clínicas de diálisis pues muchos pacientes han perdido sus tratamientos debido a la falta de luz, sin embargo, la empresa eléctrica no cumplió.