Maduro se dispone a probar cómo se puede ganar siendo minoría

Una inmensa inversión de recursos económicos e institucionales es favorecida además por el drama divisionista del adversario principal




















Maduro se dispone a probar cómo se puede ganar siendo minoría


A solo 12 días para las votaciones presidenciales, la campaña ha mantenido la misma estructura de debate que favorece al reeleccionismo.
Los dirigentes principales del adversario del presidente Nicolás Maduro se han dedicado a atacarse entre ellos antes que explicar por qué es necesario votar contra la reelección.
Las encuestas señalan que el Presidente es minoría en la intención de voto de quienes están inscritos para votar el 20 de mayo, pero sus electores representan -por bando- la mayor proporción entre quienes se manifiestan más dispuestos a salir a sufragar.
El candidato del llamado Frente Amplio de la Patria trabaja para controlar unos 5,5 millones de votos, la misma cantidad con la que fue ampliamente derrotado en diciembre de 2015, pero la situación ahora es tal que esos le bastarían para ser proclamado vencedor oficialmente.
El mandatario mueve sus recursos a través del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y de Somos Venezuela, además de los partidos PCV, PPT, Tupamaros y otros aliados tradicionales.
Ante la severa crisis económica, el mandatario reparte bonos diversos y aumentos salariales y mantiene su discurso de enfrentamiento contra los adversarios internacionales.
Frente al desastre económico y social, la estrategia de Maduro para intentar ganar la fundamenta en los siguientes puntos.
  1. El ventajismo, favorecido institucionalmente por decisiones del Consejo Nacional Electoral (CNE). Se manifiesta también en la cantidad de recursos económicos en campaña y la utilización de los medios del estado para su promicón electoral.
  2. La división de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que protagoniza un debate que no enfoca sus ataques a Maduro. El candidato Henri Falcón está teniendo problemas para atraer a la dirigencia principal de los partidos Primero Justicia, AD, Voluntad Popular y UNT para lograr multiplicar su opción.
  3. El factor Bertucci. Este candidato tercerista viene a representar una escisión adicional en el grupo de quienes se oponen al continuismo.
  4. La cohesión discursiva que exhiben los grupos que respaldan a Maduro. “La pelea es contra Donald Trump”.
  5. La presión clientelar que ejerce el oficialismo sobre sus votantes, a través del carnet de la patria y las propias movilizaciones para asegurar el sufragio.
  6. En Venezuela se elige Presidente de la República al que obtenga la mayoría simple de votos válidos. Se cuentan los votos depositados válidamente. La intención de voto no depositado no se cuenta.
Esa es la apuesta que está haciendo el reeleccionismo para el 20 de mayo.

Powered by WPeMatico

AdSense