Las Verdades de Miguel – 723

Search




MI COMENTARIO DE LA SEMANA. Al compatriota presidente Nicolás Maduro. Le dedico las siguientes líneas recordándole antes que nada mi afecto y respeto por su investidura presidencial. Son días difíciles y estoy al tanto de que nunca como ahora un Gobierno se había visto tan asediado, tanto en lo interno como en lo externo. Son tiempos donde hay quienes quieren sustituir los valores de independencia y moralidad por el sometimiento y la servidumbre. Al momento de transcribir la presente lo hago bajo la obligación de llamar su atención respecto a cómo las cosas más sencillas comienzan a hacerse inalcanzables para nuestro amadísimo pueblo.

A pesar de haberlo visto personalmente sólo en un par de veces, hay ocasiones como en la actual que el lazo creado por el ataque inmisericorde desplegado en contra de su persona no hace otro efecto que despertar mi simpatía por usted, sobre todo cuando usted ha manifestado su voluntad de mantenerse leal a los principios revolucionarios.

Ningún ser humano se merece el trato vil que hacia su alma ha encontrado en las redes sociales una fuente permanente de insultos y desconsideraciones. No obstante, me parece que entre tanta turbulencia usted no se ha percatado de las necesidades de los venezolanos, tal como si viviera en una burbuja creada por aquellos acólitos que se dicen sus amigos, pero que no escatiman esfuerzos a la hora de mentirle sobre la verdadera situación que vive la patria. No son pocos quienes quieren mantenerlo a una antediluviana distancia, lejos de los sinsabores de un pueblo que, alejándose del discurso patriotero, aspira a solventar sus necesidades inmediatas.

Compañero Presidente, no se puede desconocer que son variadas y complejas las desviaciones de la revolución bolivariana. En Venezuela no se libra una beligerancia local, se repite la historia y vuelve a figurar el Bolívar premonitorio que con suficiente anticipación habló de una lucha mundial entre progresistas y conservadores, hoy pueden sustituirse ambos términos por izquierdistas y derechistas.

A usted le mienten cuando le aseguran que el país está conforme con la revolución sólo porque le proporciona las migajas de una riqueza menguada gracias a las corruptelas. ¡Con qué voracidad disponen de los dineros públicos! Si el pueblo, Presidente, no cree en la ficción del país potencia es porque se sabe más cerca de lo sencillo, ese proceder que descarta un país militarista sostenido por algunos bajo el pretexto de la defensa de la soberanía. Usted debe convencerse de que esa autonomía, antes que en los filos de las bayonetas, descansa en la educación, en la honestidad, la buena salud, los servicios públicos eficientes y todo aquello que contribuya al sano desarrollo de los habitantes de esta tierra. No olvide que de nada vale un Ejército donde, no pocos soldados están pendientes de cómo sustraer las armas para despojar de sus bienes a su propio pueblo.

A usted se le engaña cuando no sólo se malinterpretan cifras acerca del empleo, sino que además las falsifican. Sepa que en esta hora, ganarse la vida con lo primero que se tenga a la mano no es trabajo. Hoy la buhonería es la base para mantenerse, o en otros casos no faltan quienes se valgan del robo para exaltar el latrocinio generalizado, el cual tiene, entre otros ejemplos, las invasiones y ocupaciones de tierras e inmuebles que terminan en manos de los traficantes de ranchos.

Hasta ahora no podemos hablar de un conjunto de medidas económicas para recuperar la confianza. ¿Qué se ha hecho para acabar los desafueros de los poderosos ahora fortalecidos por quienes se han enriquecido a la sombra de la revolución? ¿Acaso la nivelación económica de la población pasa por sumirla en una vida miserable?

Presidente, usted ha difundido la consigna: Leales siempre, traidores nunca, y resulta que cada vez son más los felones. Sepa que se impone el insobornable cuando se destierra la adulancia y el culto a la personalidad tan evidente en la propaganda gubernamental. Es humillante presentar como lealtad la sumisión de un pueblo, o exaltar como gratitud la reverencia obligada que convierte el deber ser de los gobernantes en lisonjas alimentadas con los dineros públicos.

La credibilidad en la revolución se pierde cuando sus dirigentes exhiben sin rubor alguno una suntuosidad oprobiosa. No podemos ser ciegos o hacernos de la vista gorda cuando en la mayoría de las sedes diplomáticas proliferan los haraganes, que para nada moverán un dedo a la hora de defender el presente proceso político. Por ello no puede existir confianza cuando los fracasados son enviados a “exilios” dorados. Los ejemplos son innumerables, como en el caso de la crisis del sector eléctrico. También nos preguntamos donde están los responsables de la inestabilidad monetaria; no hay que engañarse para saber que los ceros reducidos a los billetes no pueden ocultar la magnitud del desastre financiero. Hasta ahora, no hay un ministro de Finanzas preso, como tampoco un presidente del Banco Central de Venezuela, o un gerente de entidades bancarias financieras oficiales quebradas. No se ha enjuiciado ni siquiera a uno sólo de los ladrones descubiertos en el ejercicio de la cosa pública. ¿Dónde están ahora quienes permitieron el desastre de CADIVI? Son incontables los casos de impunidad en la vida nacional.

Presidente, usted no necesita subir a la cima del pico Bolívar para conocer de las necesidades populares, tan pisoteadas por los miembros de una casta contrarrevolucionaria. Es muy lamentable ver cómo la deshonestidad se ha democratizado en el curso de la actividad comunal, y mucho más triste presenciar cómo los corruptos se visten de personas probas para gritar: Al ladrón, al ladrón.

El 19 de enero de 1824, Simón Bolívar le escribió a su maestro Simón Rodríguez: Usted ha visto mi conducta; usted ha visto mis pensamientos escritos, mi alma pintada en el papel, y usted no habrá dejado de decirse: todo esto es mío, yo sembré esta planta, yo la regué, yo la enderecé tierna, ahora robusta, fuerte y fructífera, he aquí sus frutos; ellos son míos, yo voy a saborearlos en el jardín que planté; voy a gozar de la sombra de sus brazos amigos, porque mi derecho es imprescriptible, privativo a todo. Presidente cómo quisiera yo que usted al final de su mandato pueda escribirle a Hugo Chávez que su sacrificio no fue en vano.

Siempre fui contrario a disponer del tesoro nacional para regalárselo a otros países considerados como compañeros de ruta en el proceso revolucionario. Hoy vemos consternados como la mayoría de esas naciones nos ha dado la espalda. Inclusive, no podemos olvidar que Cuba revolucionaria nunca nos acompañó en nuestro reclamo del Esequibo. Recordamos cómo a través de CITGO se cubrieron algunas necesidades de poblaciones estadounidense. Mientras, irónicamente, hoy confrontamos como en Venezuela, en largas colas, los necesitados de gas doméstico esperan sin resultado poder acceder a esos productos. La lista de errores es interminable.

Nuestro pueblo ha sabido conducir las dificultades mejor de lo que se esperaba, todavía mejor que la bonanza tal vez. El abandono y las embestidas de la desventura le han valido para levantarse sobre las ofensas sobrellevadas. A pesar de estar aguardando siempre por las promesas incumplidas, todo como la dura verdad de estos tiempos. Nadie le ha sabido explicar porqué si PDVSA va en caída libre, continúa al mando la gerencia que apresura la quiebra. Nadie ha mencionado porqué si los comerciantes sólo admiten divisas extranjeras en el menudeo, porqué cancelan su obligaciones (sueldos, salarios, servicios e impuestos) en bolívares soberanos. El pueblo no encuentra una respuesta que le permita comprender la sevicia de la delincuencia, sin que el Gobierno la reprima. Hoy las bandas armadas hacen de las suyas en las periferias urbanas,

Compañero Presidente, se hace necesario que quienes ejercen funciones de Gobierno tengan una inflexibilidad ética, sobrehumana y por ella peligrosa para los corruptos y enemigos del proceso. Es impostergable revitalizar la alianza revolucionaria hoy burocratizada y tullida, esa que ha convertido una epopeya hermosa en un tradicional elemento del caudillaje. Por ello la revolución bolivariana padece los mismos males que han acabado con el cambio popular en otras latitudes del mundo. Los dirigentes actuales de cuya juventud hace gala el Gobierno, han envejecido prematuramente perforados de estereotipos, incapaces de comprender nuestra compleja realidad. Sus letanías antiimperialistas han terminado siendo elementos litúrgicos y la orfandad política hace posible que siempre ante el vacío se recurra a buscar al padre que todo lo puede, de allí la referencia al legado de Chávez termine perdiendo confianza en un pueblo incrédulo ante tantos desafueros aderezados con discursos intransigentes. Como le hago saber antes, ojala usted pueda decirle a Chávez que usted cumplió con sus enseñanzas y que en nuestro país no gravita el miedo a la purga sino el convencimiento por la justicia.

RADIO. El lunes 5 de agosto de 2019 estaré en Las verdades de Miguel en radio, entre 8 y 9 de la mañana en ZETA FM 103 de la Gran Caracas, trasmitiendo desde Los Corales en el estado La Guaira. PROGRAMA. Este domingo 4 de agosto de 2019, estaré con ustedes en Las verdades de Miguel en TV, a las 10 AM en el Canal-I. no se pierdan mi emplazamiento al presidente Nicolás Maduro Moros. Los espero.

Powered by WPeMatico

About Noticias de Nueva Esparta Venezuela 4653 Articles
The Publisher: Juan Rodulfo, Defined by Nature: Planet Earth Habitant, Human, Son of Eladio Rodulfo & Briceida Moya, Brother of Gabriela, Gustavo & Katiuska, Father of Gabriel & Sofia; Defined by the Society: Venezuelan Citizen (Human Rights Limited by default), Friend of many, Enemy of few, Neighbor, Student/Teacher/Student, Worker/Supervisor/Manager/Leader/Worker, Husband of Katty/ Ex-Husband of K/Husband of Yohana; Defined by the US Immigration System: Legal Alien; Defined by the Gig Economy: Independent Contractor Form 1099; Studies in classroom: Master Degree in Human Resources Management, English, Chinese Mandarin; Studies at the real world: Human Behavior; Studies at home: Webmaster SEO, Graphic Web Apps Design, Internet & Social Media Marketing, Video Production, You Tube Branding, Trading, Import-Exports, Affiliate Marketing, Cooking, Laundry, Home Cleaning; Work experience: Public-Private-Entrepreneur Sectors; Other Definitions: Bitcoin Evangelist, Human Rights Peace and Love Advocate. Author of: Why Maslow: How to use his theory to stay in Power Forever (EN/SP), Asylum Seekers (EN/SP), Manual for Gorillas: 9 Rules to be the “Fer-pect” Dictator (EN/SP) Social Media profiles: Twitter/FB/Instagram/VK/Linkedin/Sina Weibo: @rodulfox