La mega cagada

La mega cagada

La Mega


En un país normal, el procedimiento sobre este penoso episodio de la locutora sería el siguiente: Los padres o representantes de la víctima pondrían un reclamo a la emisora o al ente gubernamental correspondiente


Hace unos cuantos días se dio a conocer que Conatel, el órgano censor e inquisidor de medios de la dictadura habría abierto un procedimiento en contra de La Mega 107.3 FM, una de las emisoras de corte juvenil más populares, por no decir la más popular. El motivo era que en uno de sus programas, también de los más escuchados en su parrilla de programación, llamado Calma Pueblo, había incurrido en la violación de ciertos artículos de la Lopna y que por ello se abriría un procedimiento administrativo sacando del aire “temporalmente” el show conducido por Manuel Silva, José Rafael Guzmán y Verónica Gómez principalmente.
El hecho fue que, mientras Verónica se iba como carro sin frenos contra una pared utilizando un humor negro inapropiado para aplicarlo a un niño de 7 años durante una entrevista telefónica, sus compañeros trataban de detenerla y cambiar la tónica sin éxito. La forma en la que Vero, y me permito tutearla porque tengo una amistad de años con ella, trató de interpelar al menor fue por decir poco la más errónea, realmente fue terrible, me avergonzó. Aun así, pasó desapercibido hasta que el órgano censor de la dictadura hiciera un alboroto con eso. En un país normal, el procedimiento sobre este penoso episodio de la locutora sería el siguiente: Los padres o representantes de la víctima pondrían un reclamo a la emisora o al ente gubernamental correspondiente, dependiendo del caso, el ente luego de examinar el caso decidiría si hay causa para emitir una sanción contra el dial que transmite el programa, este a su vez tendría que decidir si renueva o no el contrato del locutor involucrado, así mismo sería la decisión de los anunciantes de seguir usando esa imagen o no para sus productos. En paralelo, el locutor debería emitir una disculpa pública al afectado, y será decisión del afectado, su familia y el público en general si la acepta o no. Listo. Más nada, no sacar el programa del aire y mucho menos abrir procedimientos administrativos.
Ahora, el fondo de esto no es proteger al menor, mucho menos al resto de niños, niñas y adolescentes como quiere hacer creer Ernesto Villegas, es una medida que aprovechándose de la moral (la cual no la puede determinar o sancionar el Estado) cierra el programa de corte juvenil más crítico a la dictadura y popular del todo el país, que además, se escucha no solamente en Venezuela sino en todo el mundo a través de la web. Un programa que inteligentemente ha criticado al gobierno hablando el lenguaje de la calle y llegando a oídos que la dictadura trata de convencer fallidamente. Han cerrado un espacio más de disidencia basándose en una falsa moral. Lo lamento, pero no me creo que el mismo gobierno que tiene a niños comiendo de la basura, muriendo de desnutrición y por falta de medicinas ahora se indigne y arme una cruzada por la cagada hecha al aire por una locutora.
@MelanioBar

Powered by WPeMatico

AdSense