Keymer Ávila: Informe Bachelet revela las ejecuciones extrajudiciales de las FAES pero ignora el otro 70%

Search

ND 4 julio, 2019
especial Carlos D´Hoy / 4 jul 2019.- A pesar de que el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos es demoledor en lo que respecta a las ejecuciones extrajudiciales de las FAES (Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana, a juicio de especialistas el informe se queda corto ante la gravedad de la violencia policial ejercida por otros cuerpos.
El criminólogo y docente universitario Keymer Ávila señala que quizás uno de los aportes más importantes del informe es haber presentado ante la opinión pública mundial la cifra de muertes en enfrentamientos con organismos de seguridad: cinco mil 287 personas muertas solo en 2018.
“Esto pone en evidencia que la violencia policial va en incremento pues en 2017 la cifra fue de cuatro mil 998 muertos”, asegura Ávila.
Destaca, sin embargo, que la cantidad de muertes a manos de las FAES representa aproximadamente el 30% de todas las muertes, por lo que “al ignorar los demás asesinatos se podría estar invisibilizando la responsabilidad de otros cuerpos policiales en las ejecuciones.
Agregó que la cifra de muertes en supuestos enfrentamientos con los cuerpos policiales en los últimos ocho años asciende a 23 mil 688 personas. “Allí está la real magnitud de la violencia policial. Por eso nos preocupa que el informe sólo refleje las muertes provocadas por las FAES porque la realidad es mucho más grave que lo que refleja el documento”.
Acotó que no se puede negar que ese cuerpo (las FAES) es quizá el más agresivo entre los organismos policiales”.
Enfoque Institucional
Al ser consultado sobre el impacto del informe -considerado demoledor para el régimen-, Ávila señaló que destaca por su enfoque institucional y por haber sido emanado de la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, “pero fue elaborado por la misma comisión que elaboró otros informes sobre la situación del país por lo que no le veo grandes diferencias”.
Eliminar o cambiar de nombre a las policías no acaba con la violencia
Al ser consultado sobre la solución al problema policial, aseguró que eliminar o cambiarle el nombre a los cuerpos policiales no terminará con el problema de la violencia policial.
“Es necesario reformarlos; educar a los funcionarios; establecer medidas de control; contar las armas; que se cuenten cuántas balas salen de las comandancias y cuántas regresan; que se explique el uso de cada bala. Debe haber una supervisión efectiva de la policía”.
Además otros organismos deben cumplir su papel. No podemos seguir viendo a una Defensoría del Pueblo que no hace nada, que no existe, no recibe denuncias, no exige, no existe. Lo mismo sucede con el Ministerio Público: no imputa a los funcionarios ni cumple con su deber en los tribunales.
“Es una cadena de responsabilidades que nos incluye a todos, la violencia en general debe ser tratada por todos, ONG, partidos políticos, ciudadanos. Si no hay un enfoque conjunto estamos condenados a repetir los errores tal como pasó con las OLP. Le cambiaron el nombre y luego dieron esa tarea a las FAES, el patrón terminó repitiéndose y las víctimas las puso el pueblo”.
Las FAES: ¿grupo de exterminio?
La Fuerza de Acciones Especiales (FAES), grupo comando de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), nació en un proceso de reestructuración del Grupo Antiextorsión y Secuestros (GAES) de ese organismo policial. Fue una respuesta del Estado a la “necesidad” de contar con una fuerza de respuesta inmediata ante posibles agresiones. El organismo busca llenar el vacío que habían dejado las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) como una iniciativa para el control de la delincuencia, operación que se vio suspendida en noviembre de 2017 tras la Masacre de Barlovento; y a pesar de un tímido intento del gobierno de rescatarlas, agregándole una “H” para llamar las Operaciones Humanistas de Liberación del Pueblo, el experimento nunca funcionó.
A inicios del año 2018 se presentan las FAES como grupo comando de la PNB vinculado al Estado Mayor Conjunto. Tan pronto nació comenzó a realizar operaciones que eran calificadas por las autoridades como “exitosas” pero que en las comunidades eran vistas de otra forma.
El patrón de una masacre
A medida que avanzaban las operaciones y las muertes comenzaban a acumularse un patrón comenzaba a vislumbrarse.
En la mayoría de los casos los operativos se realizaban en horas de madrugada, la zona a donde llegaban los funcionarios eran cercadas y los efectivos, vestidos de negro con el rostro cubierto y sin ninguna identificación, recorrían las viviendas buscando a ciertas personas.
Cuando llegaban a las casas, separaban a hombres de mujeres; y luego de vejarlas, maltratarlas, las sacaban de la casa, luego se producía el supuesto intercambio de disparos. Uno o dos disparos al tórax eran suficiente para reducir a sus víctimas a cadáveres.
Un detalle importante es que los funcionarios trasladaban los cadáveres a un centro hospitalario, le decían a la familia que estaría bien, pero ya estaban muertos – esto con el objetivo de alterar la escena del hecho.
Mientras se quedaban en control de la casa del fallecido simulaban el enfrentamiento; en oportunidades lanzaban tobos de agua, orina y chimó en el lugar de los hechos para alterar los resultados de posibles análisis forenses.
Finalmente se retiraban no sin antes cargar con comida, electrodomésticos, juguetes, dinero, teléfonos, computadoras y otros objetos como “botín de guerra”.
En algunas oportunidades los funcionarios sacaban a los detenidos esposados de sus casas y se los llevaban a otros lugares donde eran ejecutados, por lo general dentro del mismo vehículo en el que eran trasladados.
675 niños huérfanos en tres años deja la violencia policial del FAES/PNB
De acuerdo a los datos recopilados por Monitor de Víctimas, iniciativa de periodismo de datos que analiza el tema de la violencia en Caracas, en 2018 256 personas murieron en operaciones de las FAES; de ellas, 136 murieron en operativos que arrojaron una sola víctima, 72 murieron en hechos que dejaron entre 2 y tres muertos, y 64 murieron en masacres en las que más de cuatro personas fueron asesinadas.
En total 33 personas murieron en hechos que son calificados por especialistas como homicidios múltiples y 11 en masacres.
Entre los años 2017 y 2019 la cifra de muertes a manos de la PNB alcanzó a 693 personas, 679 hombres y 12 mujeres.
El total de niños huérfanos asciende 675.
El municipio con el mayor número de víctimas es Libertador. Allí murieron 304 personas; en Sucre, 67, le sigue Baruta con 4, El Hatillo con 2 y Chacao con una. En 304 casos los familiares de las víctimas desconocían el municipio donde fallecieron sus deudos.

AdSense Noticias

About Noticias de Nueva Esparta Venezuela 4621 Articles
The Publisher: Juan Rodulfo, Defined by Nature: Planet Earth Habitant, Human, Son of Eladio Rodulfo & Briceida Moya, Brother of Gabriela, Gustavo & Katiuska, Father of Gabriel & Sofia; Defined by the Society: Venezuelan Citizen (Human Rights Limited by default), Friend of many, Enemy of few, Neighbor, Student/Teacher/Student, Worker/Supervisor/Manager/Leader/Worker, Husband of Katty/ Ex-Husband of K/Husband of Yohana; Defined by the US Immigration System: Legal Alien; Defined by the Gig Economy: Independent Contractor Form 1099; Studies in classroom: Master Degree in Human Resources Management, English, Chinese Mandarin; Studies at the real world: Human Behavior; Studies at home: Webmaster SEO, Graphic Web Apps Design, Internet & Social Media Marketing, Video Production, You Tube Branding, Trading, Import-Exports, Affiliate Marketing, Cooking, Laundry, Home Cleaning; Work experience: Public-Private-Entrepreneur Sectors; Other Definitions: Bitcoin Evangelist, Human Rights Peace and Love Advocate. Author of: Why Maslow: How to use his theory to stay in Power Forever (EN/SP), Asylum Seekers (EN/SP), Manual for Gorillas: 9 Rules to be the “Fer-pect” Dictator (EN/SP) Social Media profiles: Twitter/FB/Instagram/VK/Linkedin/Sina Weibo: @rodulfox