Jap贸n entonces, China ahora

Search

En la d茅cada de 1980, Jap贸n fue presentado como la mayor amenaza econ贸mica para los Estados Unidos, y las denuncias de robo de propiedad intelectual eran solo una parte de la difamaci贸n de los estadounidenses. Treinta a帽os despu茅s, los estadounidenses han convertido a China en el villano cuando, como hace tres d茅cadas, deber铆an estar mir谩ndose directamente al espejo.

芦Cuando los gobiernos permiten la falsificaci贸n o copia de productos estadounidenses, est谩 robando nuestro futuro y ya no es libre comercio鈥. As铆 lo dijo el presidente de los EEUU, Ronald Reagan, al comentar sobre Jap贸n despu茅s de que se celebrara el Acuerdo de Plaza en septiembre de 1985. Se parece, en muchos aspectos, a una nueva versi贸n de esta pel铆cula de la d茅cada de 1980, pero con una estrella de televisi贸n de la realidad que reemplaza a una estrella de cine de Hollywood en el papel principal presidencial, y con un nuevo villano en lugar de Jap贸n.

En la d茅cada de 1980, Jap贸n fue representado como la mayor amenaza econ贸mica de los Estados Unidos, no solo por las denuncias de robo de propiedad intelectual, sino tambi茅n por las preocupaciones sobre la manipulaci贸n de la moneda, la pol铆tica industrial patrocinada por el Estado, el ahuecamiento de la manufactura de los Estados Unidos y un gran tama帽o bilateral de 聽d茅ficit comercial. En su enfrentamiento con los EEUU, Jap贸n finalmente parpade贸, pero pag贸 un alto precio por hacerlo: casi tres d茅cadas 芦perdidas禄 de estancamiento econ贸mico y deflaci贸n. Hoy, la misma trama presenta a China.

A pesar del mercantilismo objetable de ambos pa铆ses, Jap贸n y China ten铆an algo m谩s en com煤n: se convirtieron en v铆ctimas del desafortunado h谩bito de Estados Unidos de convertir a otros en el chivo expiatorio de sus propios problemas econ贸micos. Al igual que Jap贸n atacado en la d茅cada de 1980 China, atacado hoy, es una consecuencia de los desequilibrios macroecon贸micos cada vez m谩s insidiosos de Estados Unidos. En ambos casos, un d茅ficit dram谩tico en el ahorro interno de los EEUU gener贸 grandes d茅ficits en cuenta corriente y comercio, preparando el escenario para las batallas, con 30 a帽os de diferencia, con los dos gigantes econ贸micos de Asia.

Ronald Reagan

Cuando Reagan asumi贸 el cargo en enero de 1981, la tasa neta de ahorro interno era del 7,8% del ingreso nacional, y la cuenta corriente estaba b谩sicamente equilibrada. En dos a帽os y medio, cortes铆a de los recortes impositivos muy populares de Reagan, la tasa de ahorro interno se hab铆a desplomado a 3,7%, y la cuenta corriente y los saldos del comercio de mercanc铆as se convirtieron en d茅ficit perpetuo. En este importante aspecto, el llamado problema comercial de los Estados Unidos fue en gran medida de su propia creaci贸n.

Sin embargo, la administraci贸n Reagan estaba en negaci贸n. Hubo poca o ninguna apreciaci贸n del v铆nculo entre ahorro y desequilibrios comerciales. En cambio, la culpa se atribuy贸 a Jap贸n, que represent贸 el 42% de los d茅ficits comerciales de bienes de Estados Unidos en la primera mitad de los a帽os ochenta. El ataque a Jap贸n cobr贸 vida propia con una amplia gama de reclamos sobre pr谩cticas comerciales desleales e ilegales. Liderando el cargo en ese entonces, estaba un joven Representante de Comercio de los Estados Unidos llamado Robert Lighthizer.

Trump y Xi

Avancemos unos 30 a帽os y las similitudes son dolorosamente evidentes. A diferencia de Reagan, el presidente Donald Trump no hered贸 una econom铆a de los Estados Unidos con una amplia reserva de ahorros. Cuando Trump asumi贸 el cargo en enero de 2017, la tasa neta de ahorro interno era solo del 3%, muy por debajo de la mitad de la tasa al comienzo de la era Reagan. Pero, al igual que su predecesor, quien se enoj贸 con elocuencia de una nueva 芦ma帽ana en Estados Unidos禄, Trump tambi茅n opt贸 por grandes recortes de impuestos, esta vez para 芦hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande禄.

El resultado fue una ampliaci贸n predecible del d茅ficit del presupuesto federal, que compens贸 con creces el aumento c铆clico del ahorro privado que normalmente acompa帽a a una expansi贸n econ贸mica en proceso de maduraci贸n. Como resultado, la tasa de ahorro interno neto en realidad se redujo a 2,8% del ingreso nacional a fines de 2018, manteniendo los saldos internacionales de Estados Unidos en rojo, con el d茅ficit en cuenta corriente del 2,6% del PIB y la brecha del comercio de mercanc铆as en 4,5% A finales de 2018.

Donald Trump y Xi Jinping

Y ah铆 es donde China asume el papel que jug贸 Jap贸n en los a帽os ochenta. En la superficie, la amenaza parece m谩s grave. Despu茅s de todo, China represent贸 el 48% del d茅ficit del comercio de mercanc铆as de EEUU en 2018, en comparaci贸n con la participaci贸n del 42% de Jap贸n en la primera mitad de los a帽os ochenta. Pero la comparaci贸n est谩 distorsionada por las cadenas de suministro globales, que b谩sicamente no exist铆an en los a帽os ochenta. Los datos de la OCDE y de la Organizaci贸n Mundial de Comercio sugieren que alrededor del 35-40% del d茅ficit comercial bilateral entre Estados Unidos y China refleja insumos hechos fuera de China pero ensamblados y enviados a Estados Unidos desde China. Eso significa que la porci贸n hecha en China del d茅ficit comercial actual de Estados Unidos es en realidad m谩s peque帽a que la participaci贸n de Jap贸n en los a帽os ochenta.

Al igual que el ataque a Jap贸n de la d茅cada de 1980, el brote de hoy del ataque a China se ha eliminado del contexto macroecon贸mico m谩s amplio de Estados Unidos. Ese es un grave error. Sin aumentar el ahorro nacional, altamente improbable bajo la trayectoria actual del presupuesto estadounidense, el comercio simplemente se desplazar谩 de China a otros socios comerciales de Estados Unidos. Con esta desviaci贸n del comercio que probablemente migre a plataformas de mayor costo en todo el mundo, los consumidores estadounidenses se ver谩n afectados por el equivalente funcional de un aumento de impuestos.

Robert Lighthizer y Donald Trump

Ir贸nicamente, Trump ha convocado al mismo Robert Lighthizer, veterano de las batallas comerciales de Jap贸n de la d茅cada de 1980, para liderar la carga contra China. Desafortunadamente, Lighthizer parece tan despistado sobre el argumento macro hoy como lo era en aquel entonces.

En ambos episodios, los Estados Unidos estaban en negaci贸n, al borde de la ilusi贸n. Aprovechando el c谩lido resplandor de la econom铆a del lado de la oferta no probada, especialmente la teor铆a de que los recortes de impuestos ser铆an autofinanciados, el gobierno de Reagan no pudo apreciar los v铆nculos entre el aumento del presupuesto y los d茅ficit comerciales. Hoy d铆a, el poder seductor de las bajas tasas de inter茅s, junto con la 煤ltima tendencia de la econom铆a vud煤, la Teor铆a Monetaria Moderna, es igualmente atractivo para la administraci贸n Trump y un consenso bipartidista de los pilares de China en el Congreso de los EEUU.

Las duras restricciones macroecon贸micas a las que se enfrenta una econom铆a estadounidense que se queda corta de ahorro se ignoran por una buena raz贸n: no existe un electorado pol铆tico estadounidense para reducir los d茅ficits comerciales al reducir los d茅ficits presupuestarios y, por lo tanto, aumentar el ahorro interno. Estados Unidos quiere tener su pastel y com茅rselo, con un sistema de atenci贸n m茅dica que se traga el 18% de su PIB, el gasto en defensa que excede la suma combinada de los pr贸ximos siete presupuestos militares m谩s grandes del mundo, y los recortes de impuestos que han reducido los ingresos del gobierno federal a 16,5% del PIB, muy por debajo del promedio de 17.4% de los 煤ltimos 50 a帽os.

Este remake de una vieja pel铆cula es desconcertante, por decir lo menos. Una vez m谩s, a los Estados Unidos les ha resultado mucho m谩s f谩cil atacar a otros, Jap贸n entonces, China ahora, que vivir dentro de sus posibilidades. Esta vez, sin embargo, la pel铆cula podr铆a tener un final muy diferente.

Stephen S. Roach, ex presidente de Morgan Stanley Asia y economista jefe de la firma, es miembro del Instituto Jackson de Asuntos Globales de la Universidad de Yale y profesor titular de la Escuela de Administraci贸n de Yale.

Powered by WPeMatico

About Noticias de Nueva Esparta Venezuela 4653 Articles
The Publisher: Juan Rodulfo, Defined by Nature: Planet Earth Habitant, Human, Son of Eladio Rodulfo & Briceida Moya, Brother of Gabriela, Gustavo & Katiuska, Father of Gabriel & Sofia; Defined by the Society: Venezuelan Citizen (Human Rights Limited by default), Friend of many, Enemy of few, Neighbor, Student/Teacher/Student, Worker/Supervisor/Manager/Leader/Worker, Husband of Katty/ Ex-Husband of K/Husband of Yohana; Defined by the US Immigration System: Legal Alien; Defined by the Gig Economy: Independent Contractor Form 1099; Studies in classroom: Master Degree in Human Resources Management, English, Chinese Mandarin; Studies at the real world: Human Behavior; Studies at home: Webmaster SEO, Graphic Web Apps Design, Internet & Social Media Marketing, Video Production, You Tube Branding, Trading, Import-Exports, Affiliate Marketing, Cooking, Laundry, Home Cleaning; Work experience: Public-Private-Entrepreneur Sectors; Other Definitions: Bitcoin Evangelist, Human Rights Peace and Love Advocate. Author of: Why Maslow: How to use his theory to stay in Power Forever (EN/SP), Asylum Seekers (EN/SP), Manual for Gorillas: 9 Rules to be the 鈥淔er-pect鈥 Dictator (EN/SP) Social Media profiles: Twitter/FB/Instagram/VK/Linkedin/Sina Weibo: @rodulfox