Ingresan a niño con paludismo y a una bebé con tosferina en hospital de Maturín

Los casos provienen de los municipios Bolívar y Punceres, donde los padres aseguran que en los hospitales no hay tratamientos para atender las emergencias que se presentan

El niño con malaria tiene 3 años y fue remitido desde el municipio Bolívar. Foto: Jesymar Añez
Maturín.- Un niño de 3 años con paludismo y una bebé de 10 meses con tosferina fueron ingresados a la emergencia pediátrica del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar, en Maturín. El primero reside en Caripitomunicipio Bolívar, mientras que la otra en El Pintomunicipio Punceres.
Vanessa Rodríguez va a cumplir una semana internada en el hospital junto a su hijo, quien resultó positivo para paludismo. Aunque ha cumplido con el tratamiento, el niño no mejora; tiene cuatro días con fiebre y los doctores no saben cuál es la explicación, por ello le ordenaron una serie de exámenes de laboratorio.
Rodríguez y su hijo llegaron remitidos del hospital de Caripito, pues en ese centro asistencial no hay insumos para realizar la gota gruesa y tampoco llega el fármaco para tratar la malaria, tanto es así que Vanessa tiene más de un mes con el parásito en su organismo y no ha tomado la primera pastilla. “Aquí tampoco hay medicinas, los antibióticos que ha necesitado mi hijo los hemos comprado nosotros”, mencionó.
Los gastos de la familia Rodríguez ascienden a 5 millones de bolívares, que han reunido pidiéndolos prestados entre los familiares. En ese monto no solo están incluidos los antibióticos sino también los exámenes de sangre, pues los cuatro laboratorios del hospital siguen sin reactivos.

Tosferina

La jefa de la emergencia pediátrica, Yacirka Vásquez, informó sobre un caso de tosferina que llegó el miércoles santo al centro asistencial. Se trata de una bebé de 10 meses, quien reside en El Pinto, una población rural ubicada en el municipio Punceres.
Una tía de la lactante explicó que los padres buscaron atención médica cuando la bebé comenzó a ponerse morada al toser. Al principio, la enfermedad comenzó como una gripe, pero la fiebre no bajaba y estaba acompañada con una consecuente tos que la dejaba sin aliento.
La mujer mencionó que esos mismos síntomas lo presentan la mamá, el papá y tres hermanos de la bebé, por lo que presume que el contagio ocurrió en la misma casa. El único integrante de la familia en recibir tratamiento es la lactante.

Powered by WPeMatico

AdSense