Si bien actualmente Venezuela atraviesa una dolarización no oficial que ha desplazado virtualmente al #bolívar de los mercados, la moneda nacional todavía se mantiene viva, especialmente para transacciones menores, como vuelto, y en pagos electrónicos. En el caso del bolívar digital, aplicará directamente al momento de expresar precios, salarios y prestaciones sociales. También en tributos, estados financieros, créditos y otros documentos contables.

Desde el 1° de septiembre el #BancoCentraldeVenezuela (BCV) inició el periodo de adaptación en el cual se hizo obligatorio para cualquier negocio mostrar sus precios tanto en #bolívaresoberano (Bs.S) como digitales (Bs.). Ante la poca información oficial que se ha difundido para educar a la población sobre los detalles de la reconversión, no han sido pocas las confusiones que ha generado la doble expresión monetaria. Tampoco las dudas existentes sobre cómo funcionará el sistema financiero una vez entren en circulación los nuevos billetes.

¿Es el bolívar digital una moneda virtual?

Pendones alusivos al lanzamiento del bolívar soberano en 2018. Foto: Cortesía

No realmente. La Autoridad Bancaria Europea (ABE) define las monedas digitales como «una representación digital de valor, que no es emitida por un banco central o una autoridad pública, ni necesariamente conectada a un dinero fiduciario, pero es aceptado por personas naturales o jurídicas como medio de pago y puede ser transferido, almacenado o intercambiado electrónicamente».

A diferencia de activos virtuales como las criptomonedas, el bolívar digital sí depende del BCV y posee una representación física en papel moneda. En pocas palabras, sigue siendo el mismo bolívar que históricamente ha administrado el Estado, y que es la única unidad monetaria reconocida por la Constitución.

De hecho, la palabra “digital” no aparece para referirse a la moneda en ninguna parte del Decreto N°4.553, el cual solo ordena la implementación de una nueva escala monetaria para el bolívar. Tampoco se menciona en la Resolución N° 21-08-0 del BCV, donde se le hace referencia como Nueva Expresión Monetaria. 

El régimen de Nicolás Maduro ha promocionado la nueva moneda como bolívar digital simplemente como un nombre temporal para diferenciarlo del actual bolívar soberano. En un comunicado, el BCV explica además que la razón de la reconversión obedece a una modernización del sistema financiero, con un mayor impulso del uso de métodos de pago electrónico como los sistemas P2P, P2C y C2C. 

La modernización de los sistemas de pago apunta a la ampliación del bolívar digital (aquí sí utiliza ese nombre) de manera inmediata, facilitando que las transferencias entre clientes de diferentes bancos sean recibidas en pocos segundos con los mayores estándares internacionales de calidad”, promete el comunicado.

¿Cómo se redondea el precio de los productos en bolívares digitales?

Foto: EFE/ Miguel Gutiérrez

Para conocer el precio de un producto en bolívares digitales, solo se debe dividir entre 1.000.000, es decir, quitándole seis ceros a la cifra original. Por ejemplo, un paquete de harina de maíz que antes costaba 3.750.000 bolívares soberanos, ahora pasará a valer 3,75 bolívares digitales.

Es importante que al hacer la conversión, si el resultado no es exacto y tiene una fracción de varios números, se utilicen solo los primeros dos decimales. Si el tercer decimal es mayor o igual que 5, el segundo decimal se redondea; y si es menor, conserva su valor. En este sentido, si se tiene un producto que vale, por ejemplo, Bs.S. 4.815.000, su expresión quedaría como Bs. 4,82. En cambio, si son Bs.S. 4.813.000, se expresaría como Bs. 4,81. En un tercer caso, si la cifra fuera Bs.S 4.895.000, el redondeo resultaría en Bs. 4,90.

En un foro realizado por el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), la economista Rosamnis Marcano aseguró que el BCV hizo una excepción en el redondeo de algunos servicios, como la gasolina, gas doméstico, agua, electricidad y telefonía. También para acciones del mercado bursátil y el valor de la Unidad Tributaria (UT). Indica que para estos casos, el monto puede tener más de dos decimales, incluso al menos cinco. De este modo, una factura telefónica por Bs.S. 22.818.617,56 quedaría expresada como Bs. 22,81862.

 

 

¿Qué pasará con los billetes del cono monetario anterior?

Seguirán teniendo valor y usándose de manera normal. En la Resolución N° 21-08-0 del BCV, que rige todas las normas sobre la nueva expresión monetaria, queda establecida la circulación entre el nuevo cono monetario y el anterior. En su artículo 7, establece que todos los billetes de Bs.S 10.000 o más podrán seguir vigentes luego del 1° de octubre. 

“Quedando expresamente que tales especies monetarias continuarán conservando su poder liberatorio hasta que sean desmonetizadas de acuerdo a resolución del Banco Central de Venezuela”, señala el artículo. Es decir, que hasta que el BCV anuncie el retiro de todos los bolívares soberanos, estos todavía deberán ser aceptados en bancos y negocios.

Algo diferente ocurre con los billetes y monedas inferiores a los Bs.S. 10.000. A partir de la entrada en vigencia de la reconversión, estos podrán ser depositados en cualquier institución bancaria. No obstante, debido a la propia devaluación sufrida por el bolívar, ya estos billetes de facto estaban fuera de circulación desde mucho tiempo antes.

¿Hasta cuándo se podrá aceptar billetes del viejo cono monetario?

Aumento salario profesoresFoto: EFE

No hay una fecha dispuesta para el retiro de los bolívares soberanos. Como aclara la resolución, será el BCV el que, llegado el momento, anuncie su progresiva desincorporación. Hasta entonces, se puede considerar que seguirán en circulación de manera indefinida junto a la nueva expresión.

¿Cómo queda ahora el salario?

Al igual que cualquier importe monetario, los sueldos y salarios serán expresados a partir del 1° de octubre en la nueva escala. Actualmente el salario mínimo integral en Venezuela es de Bs.S. 10.000.000, por lo que ahora se expresará en las nóminas y cuentas como Bs. 10. También aplica para las pensiones, que pasarán de Bs.S. 7.000.000 a Bs. 7, al igual que los bonos y prestaciones sociales. Esto de ninguna manera representa un aumento o descuento de ingresos, sino simplemente una nueva manera de expresarlos.

Para las diferentes escalas salariales y honorarios profesionales, el BCV también estableció una manera particular para redondear los decimales. Si al hacer la conversión, el tercer decimal es igual a cero, el segundo decimal se mantiene: por ejemplo, un sueldo de Bs.S. 413.860.100 quedaría en Bs. 413,86. Por el contrario, si el tercer decimal es cualquier número diferente a cero, se redondea el segundo decimal sumándole una unidad. Así, si el sueldo fuera de Bs.S. 413.861.756, quedaría expresado como Bs. 413,87.

¿Cómo serán los nuevos billetes?

Nuevos billetes que entrarán en circulación el 1° de octubre de 2021. Foto: Cortesía BCV

El BCV ya presentó el nuevo cono del bolívar digital que comenzará a circular en las calles el 1° de octubre. Su incorporación a la masa monetaria será progresivo, en la medida que se impriman billetes suficientes para cubrir la demanda de efectivo.

Constará de cinco billetes de Bs. 5; Bs. 10; Bs. 20; Bs. 50; y Bs. 100. También de una moneda de Bs. 1, que será la menor denominación. La falta de monedas con montos inferiores pudiera representar un problema para el pago de servicios y pasajes como el del Metro de Caracas, actualmente de Bs.S. 500.000 por viaje (Bs. 0,5). 

Por el momento la situación puede ser resuelta utilizando los billetes del cono monetario anterior a modo de sencillo; sin embargo, en el futuro pudiera representar un incremento de estos servicios para ajustarse a la disponibilidad monetaria.

Otro problema de los nuevos billetes radica en su diseño. A diferencia de monedas anteriores, donde cada pieza se diferenciaba por el personaje histórico en su anverso y los paisajes y animales de su reverso, aquí el diseño es igual para todos. Apenas se diferencian por el color, teniendo en cada caso en su anverso la figura de Simón Bolívar, y en su reverso una imagen alusiva a la Batalla de Carabobo. Exactamente el mismo que el actual billete de Bs.S 1.000.0000.

La similitud de los nuevos billetes entre ellos y con el ejemplar de un millón de bolívares soberanos podría ser detonante de muchas confusiones. Especialmente para personas con problemas de la vista y adultos mayores. Por ese motivo, se recomienda mantener el efectivo de ambos conos monetarios separados en fajos diferentes, así como los de alta y baja denominación. También familiarizarse con los colores y revisar bien cada billete antes de pagar. 

¿Qué pasa con los documentos que estaban expresados en bolívares soberanos?

La Gaceta Oficial N°42.185, con fecha del 6 de agosto de 2021, y que contiene el Decreto N°4.553, señala que todo instrumento, acto o negocio jurídico celebrado hasta el 30 de septiembre de 2021, que aún tenga efecto legal, mantendrá su vigencia aunque esté expresado en la escala monetaria anterior. No será necesario realizar otra vez el documento, pues se entenderá automáticamente la cifra escrita allí en su equivalente en bolívares digitales.

Igualmente, la resolución de BCV reza en su artículo 10: “La obligación de expresar el  precio de los bienes y servicios tanto en bolívares actuales como en la nueva escala, no es  aplicable a los instrumentos o negocios jurídicos que generen efectos legales, y  que  sean objeto de protocolización o autenticación  ante los distintos registros y notarías”.

En el caso de los cheques y demás títulos de crédito emitidos hasta el 30 de septiembre de 2021, pero que se cobran a partir del 1° de octubre, se entenderán en la nueva escala monetaria y se pagarán en su equivalente en bolívares digitales. De igual forma, a partir de la fecha de la reconversión, no será necesario escribir ambas expresiones dentro del cheque, sino solamente la nueva denominación.

¿Cómo quedan los montos en la banca electrónica?

Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Todas las instituciones bancarias ya están adecuando sus sistemas para que a partir del 1° de octubre se expresen solamente en bolívares digitales. Desde las 8:00 pm del 30 de septiembre de 2021, y hasta las 6:00 am del día siguiente, todas las plataformas de banca electrónica cerrarán para hacer una pausa operativa.

La vicepresidenta del régimen de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, indicó que durante estas 10 horas de paralización bancaria no se podrá hacer movimientos de fondos, transferencias ni transacciones por pago móvil. Tampoco funcionarán los puntos de venta, cajeros automáticos ni los sistemas de BioPago. 

En la misma línea, las operadoras telefónicas también suspenderán las recargas desde el 29 de septiembre. El Sistema Patria desde el 27 de septiembre está cerrado por mantenimiento. Sus servicios estarán inactivos hasta el 1° de octubre.

Una vez se reanuden todos los servicios paralizados, estarán expresados en bolívares digitales.

¿Cuántas reconversiones monetarias ha tenido Venezuela?

En los últimos 14 años Venezuela ha atravesado tres procesos de reconversión monetaria. Desde su creación en 1879, el bolívar había sido estable, con ajustes inflacionarios propios de los cambios económicos de la época. En la década de los sesenta, sufre su primera gran depreciación frente al dólar, y  el 18 de febrero de 1983 ocurre el denominado “viernes negro”, con la devaluación de 4,30 a 6 bolívares por dólar. Fue el comienzo de la caída en picada de la moneda nacional.

A pesar de que se crearon nuevos conos monetarios por la nueva realidad inflacionaria del país, el bolívar siguió siendo el mismo hasta 2007. Ese año, mediante ley habilitante, el entonces presidente Hugo Chávez anunció la primera reconversión monetaria del país. La nueva moneda se denominó bolívar fuerte (luego simplemente bolívar a secas), y en esa oportunidad solo se restó tres ceros a la escala anterior. Entró en vigencia el 1° de enero de 2008.

Foto: EFE/ Miguel Gutiérrez

Con la crisis económica que azotó a Venezuela desde 2013, el bolívar fuerte fue perdiendo valor, lo que obligó a imprimir extensiones del cono monetario hasta por Bs.F. 100.000 como billete de mayor denominación. Eso hizo que en marzo de 2018 Nicolás Maduro anunciara la creación del bolívar soberano, con cinco ceros menos respecto al bolívar fuerte. Entró en vigencia en agosto de ese año y rápidamente sucumbió ante la inflación, al pasar en su primer día de valer Bs.S 4 por dólar al cambio oficial, a Bs.S. 60.

El bolívar soberano apenas tuvo una vida útil de tres años, en comparación a los 10 años que duró el bolívar fuerte, o los 129 años del bolívar antiguo. El billete más alto actual, de Bs.S. 1.000.000, apenas entró en circulación hace siete meses y ya equivale a menos de $0,25. 

Si a los seis ceros que se restan con esta nueva expresión, se agregan los eliminados en reconversiones pasadas, se tiene que en la moneda poseería hoy 14 ceros más que en 2007. Es decir, que un bolívar digital equivale a 100.000.000.000.000 de los bolívares originales.

¿Solucionará el bolívar digital la crisis económica del país?

Es una pregunta de la que los economistas no tienen una respuesta alentadora. La presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Tiziana Polesel, declaró en una entrevista a Unión Radio que la implementación de una nueva moneda no frenará la inflación. “Son los gobiernos los que tienen que tomar las medidas necesarias para evitarla”, dijo.

Aseguró que mientras el bolívar siga en constante devaluación, será difícil recuperar la confianza de los venezolanos, quienes prefieren opciones más estables como el dólar. En cuanto a la modernización y transición hacia una economía digital prometida por el régimen, también lo considera un escenario complicado, sobre todo por las fallas severas de los servicios de electricidad e Internet. 

Coincide Rosamnis Marcano, quien agrega que el régimen actualmente no cuenta con un programa macroeconómico para estabilizar el bolívar. Con esta reconversión, afirma, solo se busca hacer un cambio contable y simplificar las transacciones.

La mayoría de los expertos cree que el nuevo bolívar digital es una medida más cosmética que estructural. Una moneda que, en medio del contexto hiperinflacionario venezolano, pudiera estar condenada a sufrir el mismo destino que sus antecesoras. Un billete que esconde una depreciación de 14 ceros y contando. Fuente: El Diario