Enrique Meléndez: Entre golpes de terror

Enrique Meléndez: Entre golpes de terror

La propia sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), mediante la cual ordena la detención de 10 diputados; entre ellos, Edgar Zambrano, vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), forma parte del terror, que en estos momentos el régimen utiliza como único recurso, que le queda para mantenerse en el poder, y con lo que se comprueba el dicho de que la fiera se torna más peligrosa, cuando está herida.
Por supuesto, la imposición de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a la estructura del Estado constituyó la primera reacción de este tipo; cuando la nomenclatura que nos gobierna, se dio cuenta de que había perdido el país, a raíz de las elecciones de 2015, y que vino a ser una jugada maestra del G-2 cubano en el asesoramiento político de este gobierno; pues con esta ANC; que no sin razón se le dice “constituyente cubana”, se podían aprobar medidas de tipo financiero; que por el filtro de la AN no pasaban; como el ceder concesiones en determinadas áreas de explotación de la economía venezolana; que exigían la aprobación de dicha instancia legislativa; lo cual a la larga les resultó un espejismo; pues las normas de la Constitución venezolana obligaban a cualquier agente económico, el tener que acudir a la AN primero, y que sus miembros se encargaron de hacer notar en su momento en el mundo entero; digamos, en el medio de potenciales inversionistas, y por eso los proyectos de  rentabilidad, que se podían celebrar, ese sentido, quedaban congelados; aunque con los rusos y chinos se ha venido violando esas normas, y así éstos han invertido, sobre todo, en el plan del llamado Arco Minero, y en donde no sólo se viola la Constitución, sino también que este plan arrastra consigo un gran daño a la naturaleza, en lo que corresponde a cada uno de esos proyectos de explotación de minas de oro, de diamante y de coltán, que empresas de esos países llevan a cabo en la zona del Arco Minero.
Pero también se instaló esta otra instancia legislativa, paralela a la AN; que algunos se atreven a considerar como una forma de golpe de Estado, pues su elección se basó en una arbitrariedad; se impuso, mejor dicho, para amedrentar y perseguir a los considerados enemigos del régimen, y de allí su carácter de terror, y teniendo al frente al hombre más poderoso del régimen; como lo es Diosdado Cabello; pues Nicolás Maduro no deja de ser aquí un cónsul del imperio cubano, y lo cual ha quedado patentizado en las presentes circunstancias, a raíz del intento de golpe de Estado del pasado 30 de abril; cuando Cabello abortó todas las jugadas que venían, en ese sentido, y se apoderó de la situación, cuya prueba está en el hecho de que recuperó el famoso Sebin, al regresar a su jefatura a González López; es decir uno de los hombres de su mayor confianza, y quien había desaparecido de allí en una de esas purgas, que se suceden con respecto a este gobierno; precisamente, como causa de la falta de autoridad puertas adentro de Nicolás Maduro, y de donde se dice que el máximo ganador de la jornada fue Diosdado Cabello; constituyendo la figura tragicómica por contraposición la de Padrino López; que quedó desenmascarado, al ser vendido por la revelaciones que hicieron altos funcionarios del gobierno de EEUU, y no tuvo más remedio que “subirle el volumen” a su conducta cínica, a partir de su aparición en varios pronunciamientos de la FAN.
Y de donde derivó el allanamiento a la inmunidad parlamentaria de estos 10 diputados, por la vía de la ANC, que le prepara el camino al TSJ, para que adopte este tipo de decisiones; de acuerdo a lo que decíamos del terrorismo estatal, y que implicó el secuestro de Zambrano; quien en forma humillante fue arrastrado en una grúa, ya que se negaba a salir del vehículo, en donde andaba, y a partir de aquí vino un peloteo, con respecto a su persona; que si fue trasladado al Helicoide; que sí fue trasladado a los tribunales; que si está desaparecido, y que llevó a que Américo de Grazia, que fue otro de los diputados procesados por la sentencia del TSJ, se refugiara en la embajada de Italia, así como otros diputados han tenido que hacer lo mismo: refugiarse en embajadas o pasar a la clandestinidad; para indignación del mundo, que ha condenado estas detenciones arbitrarias.
¿Con la revelación que hicieron los altos funcionarios de EEUU, que dijeron que Padrino López y Maikel Moreno, estaban metidos en la jugada de Guaidó, ambos quedaban desenmascarados, y era una forma de venganza del gobierno de dicho país? Se dice que este intento de golpe fracasó; porque los altos oficiales de las fuerzas armadas, entre ellos, Padrino López no respondieron o traicionaron a Guaidó; el hecho es que esto obliga a Maikel Moreno a adoptar una conducta mucho más abyecta, de la que hasta esta hora ha mostrado; pues su traición no tiene perdón del régimen, y el que terció por este camino, quizás, amparándose en la Ley de Amnistía, que le ofrecía EEUU, y pensando, tal vez, en la defensa de sus intereses; toda vez que en lo más inmediato el TSJ (in situ) estaba condenado a desaparecer, si es que se piensa en un hipotético triunfo de la llamada Operación Libertad, y la que le daría lugar a la entrada del TSJ (in partibus), y el cual se repatriaría de inmediato, y asumiría sus funciones; por que lo que dice que, a ese respecto, otros magistrados también habían entrado en negociaciones, acogiéndose a la misma línea de la amnistía; pues a la larga, recuperado nuestro estado de derecho, se demostraría que estaban en condición de usurpadores, por lo que tendrían que acogerse a un exilio dorado, como el que le esperaría a Maikel Moreno; pues no se olvide que su nombramiento fue entre gallos y medianoche, y saltándose todos los pasos constitucionales en un afán el oficialismo de salirle al paso a las decisiones, que iba a adoptar la nueva AN, elegida ese diciembre de 2015, de manera de contar ya de antemano con el control del Poder Judicial, y lo que no dejó se ser tampoco un golpe de Estado.

AdSense