EEUU investiga al dueño del Banco Activo José Antonio Oliveros

EEUU investiga al dueño del Banco Activo José Antonio Oliveros

EEUU investiga al dueño del Banco Activo José Antonio Oliveros
EEUU investiga al dueño del Banco Activo José Antonio Oliveros por apropiación ilegal de fondos, violación a los derechos fiduciarios hasta estafa, robo, apropiación indebida calificada y corrupción

Autoridades de EEUU iniciaron una investigación por irregularidades contra el banquero venezolano José Antonio Oliveros Febres-Cordero, refiere el portal Por la noticia.
El dueño del Grupo Activo, Banco Activo y Activo International en Puerto Rico, entre otros, ha sido cuestionado y demandado por irregularidades que van desde apropiación ilegal de fondos, violación a los derechos fiduciarios hasta estafa, robo, apropiación indebida calificada y corrupción.

EEUU investiga al dueño del Banco Activo

Tiene investigaciones en la Superintendencia en República Dominicana, Puerto Rico y la fiscalía de Curacao que trabajan de forma conjunta con el FBI.
Actualmente en Venezuela cursan más de una decena de procedimientos civiles, así como varias acusaciones penales e investigaciones en la Fiscalía. Todas por apropiación indebida calificada, estafa, corrupción, daños y perjuicios, asociación para delinquir, y pare usted de contar.

El inicio de un viaje

El comienzo y desarrollo de este personaje no está alejado de los grandes casos de corrupción política y económica vistos en Venezuela durante la fiesta de los millones llevada en los últimos 20 años.
Sus inicios fueron en Banesco, donde llegó a ser tesorero de esa institución y de donde salió por la puerta de atrás, luego de haber sido implicado en manejos para apropiarse de fondos y colocaciones cuestionables donde fue Oliveros el único que se lucró.
En el 2008 se jactaba en círculos privados de su cercana vinculación y sociedad con Baldo Sansó, administrador autónomo de Pdvsa y cuñado de Rafael Ramírez.
Gracias a Sansó, Oliveros inicia su meteórico ascenso de empleado bancario de segundo nivel en Banesco, a convertirlo en presidente de un grupo económico con bancos en Puerto Rico, Dominicana, España y Venezuela.
Sansó apadrinó a Oliveros, otorgandole más de 20 millones de dolares procedentes de las arcas de Pdvsa para que comprara el banco y luego depositando sumas millonarias con las que jugaron por más de una década, comprando dólares, bonos y dándose créditos blandos.
Adicionalmente el banco servía como instrumento para el desvío de fondos de la industria petrolera.
Para Oliveros los esquemas para distraer y lavar fondos públicos y privados a través de sus bancos no le son extraños. Fue uno de los clientes y amigos de Matthias Krull, actualmente preso en Estados Unidos por lavado de dinero de Pdvsa.
Krull le aperturaba sus cuentas personales en Suiza a través de los bancos suizos UBS y Julius Baer donde se desempeñaba y utilizaba los mismos intrincados aparatos corporativos para girar el dinero que sacaba de sus propios bancos.

AdSense