Dueños de Derwick se hacen los rusos para cobrar un favor a Pdvsa

Dueños de Derwick

se hacen los rusos

para cobrar

un favor a Pdvsa

En junio de 2011 el expresidente venezolano Hugo Chávez Frías anunciaba, a través de un video grabado en Cuba, que sufría un cáncer abdominal. En marzo de 2013 falleció después de haber sido reelecto para el período presidencial 2012-2018. Durante esos casi dos años, en los que Venezuela transitó hacia la peor crisis de su historia reciente, enormes fortunas de altos funcionarios, exfuncionarios y empresarios relacionados con el gobierno chavista se acumularon en la banca suiza.

Así lo revela la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB a la que tuvo acceso los medios venezolanos Runrun.esEl PitazoArmando.info y el diario español El Confidencial. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede se ubica en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry de Beaumont. La mayoría de los archivos datan entre 2011 y 2013, mientras en Venezuela la discusión sobre la salud presidencial copaba la cotidianidad. 

Hoy inicia la publicación de una serie de reportajes de investigación que evidencia que montañas de dinero relacionado con el chavismo se apilaron en Suiza. Las actividades financieras de estos grupos de poder están relacionadas, en su mayoría, con Petróleos de Venezuela, Corpoelec y la Corporación Venezolana de Guayana; también con fondos públicos creados originalmente por Chávez para el desarrollo del país y con áreas estratégicas como la importación de medicinas e insumos hospitalarios.  

La documentación revela que esas fortunas se han expatriado de Venezuela hacia la propia Suiza, pero también en dirección a otros países como España, Países Bajos, Bahamas, Barbados, Panamá o Estados Unidos. Esos movimientos de capitales están siendo investigados por las autoridades judiciales y policiales en lugares como España, Andorra, Suiza, Venezuela y Estados Unidos. Los reporteros han verificado los hechos expuestos en los registros financieros mediante el análisis de metadatos y el propio trabajo de investigación periodística que contextualiza las informaciones ahí contenidas. 

Más allá de la filtración, se entrevistó a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras. Además, para informaciones puntuales se consultó la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, proyecto coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung. 
Mayo 6, 2018
Por: César Batiz,  Marcos García Rey y Grisha Susej Vera
Entre la noche del 22 y la madrugada del 23 de febrero de 2018, Venezuela vivió las horas más oscuras de su historia reciente. Fue el quinto apagón eléctrico en un mes, pero duró más tiempo que los cuatro anteriores: al menos 12 horas y afectó a 10 de los 23 estados del país. Entre ellos Barinas, lugar donde se registraron protestas, saqueos y heridos.
En ese estado, donde nació el expresidente Hugo Chávez, no hubo forma de mitigar las consecuencias de la falla en el sistema de transmisión eléctrica proveniente de Guri, Macagua y Caruachi, el principal sistema de generación hidroeléctrica del país y que provee 10.000 Mw a una nación que hoy consume cerca de 14.000 Mw en las horas pico.
Al igual que en el resto de los nueve estados, Barinas no contó con la generación hidroeléctrica y térmica instalada en la entidad, entre otras razones porque una de las tres termoeléctricas de la zona, que fue construida por Derwick Associates Venezuela, no funciona prácticamente desde su inauguración, en mayo de 2014.
El 25 de abril de 2011, Derwick inició la construcción de una planta de 100 Mw en Barinas, de acuerdo con un acta firmada con Pdvsa (Petróleos de Venezuela, S.A.) a la cual se tuvo acceso. Según el documento, la obra tendría un costo de Bs 580.173.891,80, que calculado al tipo de cambio oficial de la época, de Bs 4,30 por dólar, serían $136.000 millones de dólares. De ellos, Derwick recibió 30% de adelanto con el compromiso de concluir los trabajos en 250 días, es decir, en enero de 2013.
De acuerdo con un reporte realizado en agosto de 2013 por el experto eléctrico José Aguilar, miembro del think tank Grupo Ricardo Zuloaga, ya Derwick acumulaba 15 meses de retraso en esa obra y un promedio de 18 meses en otras seis. Pero eso no impidió que su asesor financiero, el francés Charles Henry De Beaumont, diera el 1° de mayo de 2013 las mejores recomendaciones de dos de los fundadores y principales accionistas de la contratista, los primos Leopoldo Alejandro Betancourt López (37 años) y Francisco Convit Guruceaga (40 años), al dirigir una comunicación a los funcionarios de Compagnie Bancaire Helvétique (CBH).
“Construyeron su reputación bajo el segundo mandato de Chávez en la crisis eléctrica en Caracas. Mientras Chávez acusaba a los estadounidenses y otros imperialistas de sabotear el sistema eléctrico, Alejandro y Francisco trajeron enormes generadores al país, lo que permitió al Presidente restaurar la situación y mantener la cara frente al pueblo…”.
Así reza la carta incluida en una filtración de información de archivos internos del banco suizo CBH a la que tuvo acceso los medios El PitazoRunrun.es, Armando Info de Venezuela y el diario español El Confidencial . Esa recomendación también pone al descubierto que la empresa Gazprombank Latin America Ventures encubre a estos empresarios venezolanos, pese a que Betancourt López – quien fue contactado para esta investigación-, asegura que Derwick Oil and Gas (registrada en Barbados por los primos Betancourt, Convit y Pedro Trebbau) y Gazprombank no tienen “un joint-venture -asociación empresarial- en común”.
Esa fue una de las respuestas dadas el 30 de abril de este año a un cuestionario de 17 de preguntas, de las cuales cuatro contestó con la frase “No corresponde responder esta pregunta”. Una ni siquiera fue respondida.
Documentos obtenidos a través de la filtración revelan que Gazprombank Latin America Ventures es el resultado de una alianza registrada en Holanda, en marzo de 2011, entre Gazprombank Global Resources, una filial de Gazprombank, y la empresa venezolana Derwick Oil and Gas, fundada por Derwick Associates, contratista del sector eléctrico, creada a su vez en Venezuela en 2009 por jóvenes caraqueños que entonces no tenían más de 30 años de edad en promedio. 
A 14 meses de su fundación, Derwick Associates fue beneficiada con 12 contratos para obras eléctricas sin tener experiencia conocida en instalación de plantas eléctricas, aunque los voceros de la empresa insisten en afirmar: “El Gobierno realizó invitaciones a ofertar a compañías que venían trabajando, licitando y ofreciendo soluciones energéticas, de las cuales Derwick era una de ellas”.
Sin embargo, esos 12 proyectos nunca se licitaron, pues se aprobaron en medio de la emergencia eléctrica de los años 2009 y 2010. Fueron otorgados por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), la Corporación Venezolana de Guayana(CVG) y Pdvsa. A partir de 2013, también sin ninguna experticia en el negocio, los socios de Derwick incursionan en la industria petrolera nacional bajo el paraguas de Gazprombank Latin America Ventures, con la explotación de los seis pozos petroleros en el estado Zulia. 
La filtración del banco CBH, que incluye documentos fechados entre 2012 y 2013, revela asimismo las condiciones de la participación de los dos socios fundadores de Derwick en la empresa mixta Petrozamora y las razones por las cuales Pdvsa  les entregó los seis pozos en el estado de Zulia a pesar de su inexperiencia en el área.
En esa carta firmada por el francés y enviada al banco CBH de Suiza ese 1° de mayo de 2013, presenta a sus clientes como los socios de los rusos en Petrozamora y añade que Pdvsa les entregó los pozos por el apoyo que dieron al gobierno de Hugo Chávez durante la crisis eléctrica de 2009 y 2010.
“Desde ese día, el gobierno y Pdvsa están muy agradecidos con Derwick y sus beneficiarios económicos… En un gesto de reconocimiento, Pdvsa, que vendió una cantidad de pozos en la cuenca del Orinoco a las mayores petroleras y de gas, permitió a Derwick tomar la iniciativa en un pozo que produce más de 100.000 barriles por día”, sigue la comunicación interna.
Así informa De Beaumont sobre la reputación de sus clientes a los representantes de CBH, aunque confunde la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, en Zulia, con la cuenca del río Orinoco.
En un segundo cuestionario respondido por Betancourt López el 4 de mayo, el empresario comenta sobre De Beaumont: “Sé quien es, pero no le conozco en persona”.
Las áreas petroleras fueron cedidas por Pdvsa en la gestión de Rafael Ramírez, expresidente de la estatal petrolera y hasta el 4 de diciembre embajador de Venezuela la ONU, cargo que abandonó a solicitud del presidente Nicolás Maduro luego de la detención de al menos 10 altos gerentes de la industria, quienes formaban parte del entorno de Ramírez.
Fue también en la administración de Ramírez -quien en diciembre de 2017 acusó a Maduro de ineficiente y de “Herodes” a través de artículos de opinión- cuando la estatal petrolera le otorgó a Derwick la construcción de cinco plantas eléctricas por asignación directa, entre ellas la de Barinas.
También, por decisión de la directiva de Pdvsa, le aprobaron la compra de equipos eléctricos bajo el argumento de la emergencia decretada por Chávez, según se lee en un documento interno de la estatal petrolera del 29 de diciembre de 2009. 
Pese al agradecimiento por el apoyo dado al gobierno de Chávez durante la crisis eléctrica, para el momento de la entrega de la concesión petrolera la empresa Derwick no había culminado siete de los 12 proyectos eléctricos asignados entre 2009 y 2011, por más de $2.250 millones.
Por su parte, desde enero 2016, Gazprombank Latin America Ventures se encuentra entre las empresas de origen ruso sancionadas por el Departamento del Tesoro, debido a su participación financiera en la intervención de Rusia en Ucrania. El bloguero venezolano radicado en Londres, Alek Boyd, quien diera las primeras pistas de la relación de los rusos y los propietarios de Derwick en abril de 2016, asegura que esa sociedad no tiene relación con el caso ucraniano, pero se ve afectada a formar parte del consorcio Gazprombank.
La alianza de medios en Venezuela intentó, a través de correos electrónicos, concretar entrevistas con los directivos de Gazprombank, pero no respondieron a ningún mensaje. 

.

Los documentos de De Beaumont

Charles-Henry De Beaumont es un ciudadano francés con operaciones financieras en Suiza, Gibraltar e islas del Caribe anglo- y francófonas a través de la compañía Upson Columbus Corp, fundada en Panamá en julio de 2010. 
Al ser consultado sobre su relación con los propietarios de Derwick y otros empresarios y banqueros venezolanos,  De Beaumont respondió a la alianza de medios que: “Estoy seguro de que ustedes entenderán que no puedo ofrecer información alguna al respecto, puesto que estoy obligado a cumplir la confidencialidad y el secreto bancario regulado por ley de mi actividad profesional pasado con CBH”. El asesor añadió: “No obstante, puedo asegurarles que ninguno de mis clientes tenía casos judiciales pendientes ni estaban involucrados en hechos ilícitos”.
La filtración de los documentos De Beaumont sobre los socios de Derwick muestra estados de cuenta bancaria con movimientos en menos de un año de $200 millones cada uno, con egresos e ingresos de fondos de diferentes entidades, entre ellas una sede del banco CBH en Bahamas, débitos de más de $5 millones por bonos 2022 de la rusa Rosfnet y también por papeles de Pdvsa;  transferencias a empresas y familiares como a la madre de Convit, Graciela Guruceaga , currículos, cartas de referencia dirigidas al CBH, registros de compañías en Panamá que intercambió el francés con el banco CBH de Suiza y contratos de préstamos entre Derwick Oil and Gas y Gazprombank Latin America Ventures.

.
.

Estos datos permiten conocer detalles de las inversiones y relaciones de Betancourt y Convit Guruceaga, cuyas cuentas bancarias están identificadas en la entidad financiera suiza con los nombres de dos empresas panameñas: Calandra Bussines y Banstead Assets.

.
.
Ambas firmas fueron constituidas casi un año y medio después de que se registrara la sociedad por los rusos y los venezolanos en Holanda y ocho meses antes de que Pdvsa cediera los pozos.
Calandra Bussines fue inscrita en el istmo el 17 de octubre de 2012. Según los documentos del registro panameño, pertenece a Betancourt López. Banstead Assets es la firma bajo la cual abrieron la cuenta de Convit en el banco CBH de Suiza. Su fecha de inscripción es el 20 de noviembre de 2012. Ambas tienen la misma dirección física en Panamá.

.
.
Los documentos conocidos gracias a la filtración obtenida de los archivos De Beaumont descubren que tanto Gazprombank Latin America Ventures como Derwick Oil and Gas deben cancelar un bono de $75 millones, de los cuales $35 millones los aporta Derwick. Sobre este punto, Betancourt López prefirió no responder.
Los registros bancarios, que revelan movimientos en la cuenta desde enero a septiembre de 2013, muestran que se realiza el 25 de abril de ese año una transferencia de más de $12 millones desde la cuenta de Betancourt y otra de $9 millones desde los fondos de Convit, lo que suma $21 millones, destinados a Gazprombank Latin America Ventures. En ninguna de las informaciones filtradas se observa si el monto de $35 millones tiene alguna periodicidad, ni se aclara el motivo del bono. 
Otro documento filtrado revela un préstamo suscrito en una fecha no precisa de 2013, entre Derwick Oil and Gas y Gazprom Latin America Ventures, por $35 millones. Pero ese monto es precisamente el que Derwick debería cancelar, según el memorándum del 29 de abril de 2013, enviado por De Beaumont.

.
.
Los préstamos intragrupo, es decir, entre empresas asociadas, es una práctica común entre firmas internacionales. En muchas ocasiones se realizan para evadir o eludir impuestos o para blanquear capitales, según cuenta un experto financiero de prestigio que prefiere guardar su identidad.
El experto en banca privada David Zollinger apunta a que ese tipo de préstamos se usan habitualmente para “buscar algún tipo ventaja fiscal”.
Un analista financiero que trabaja para un banco europeo en Estados Unidos consultado, quien prefirió reservar su nombre, indicó que ese es un contrato típico entre partes. Pero le llamó la atención que sea Derwick la acreedora, siendo ella accionista del prestatario. “Es muy raro eso. ¿Para qué unos muchachos latinoamericanos le van a prestar $35 millones a uno de los bancos más grandes del mundo? Aquí debe haber algo más detrás”, expuso.
En el caso particular de las filtraciones de los estados de cuenta de los propietarios de Derwick Oil and Gas surgen otros detalles. Tal es el caso de los débitos identificados como bonos de Pdvsa y pagos por bonos de la petrolera rusa Rosfnet.
Ambos directivos de Derwick recibieron, en enero y marzo de 2013, mientras en Venezuela eran investigados por la Fiscalía, depósitos por $30 millones cada uno, así como transferencias en abril de ese año de más de $5 millones entre los dos desde el CBH Nassau, ubicado en Bahamas. En las dos ocasiones se ignora quién o qué ente realizó esos pagos. “Esa es una información que la deben tener los bancos”, apuntó el experto financiero.
Un portavoz de CBH al ser consultado por los medios aliados comentó: “Como institución suiza, Compagnie Bancaire Helvétique cumple estrictamente con las obligaciones del secreto bancario y las leyes del país, particularmente con la Ley Suiza contra el Blanqueo de Capitales y con las ordenanzas de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA)”. Agrega: “En este sentido, como usted sabe, no podemos responder a las cuestiones específicas que nos envían sobre la existencia o no de ciertas cuentas en nuestro banco”.
Para  Hervé Falciani, autor de la filtración del banco HSBC de Suiza que dio lugar a la ‘Lista Falciani’ que ha permitido perseguir a miles de evasores fiscales y autores de blanqueo de dinero en todo el mundo: “El problema sistémico es de origen: el centinela sigue siendo el banco. En el Derecho suizo, el gestor del cliente es el que tiene la responsabilidad de ejercer de centinela de que el capital es de origen lícito. Todas las normas de la verificación -principalmente la diligencia debida y el ‘conoce a tu cliente’ (‘due diligence’ y ‘know-your-customer’ en inglés) se basan en la presunción de que el gestor es honesto y responsable, así que el dinero se mueve antes y luego el Derecho viene después”.
Quien así habla es alguien que trabajó en el sistema: “El punto débil del sistema consiste en que el banco no desempeña el papel de policía ni fiscal, algo que le otorga en buena parte la legislación, sino que es el gestor financiero que atrae a los clientes el garante de la legitimidad del patrimonio, pero ahí surge un conflicto de interés porque el intermediario quiere ganar dinero”, explica Falciani.
En octubre de 2013, ambos cerraron sus cuentas en el CBH Suiza y las trasladaron al CBH Nassau, en Bahamas, siempre con el mismo operador financiero. Para el cambio, De Beaumont alegó la pérdida del secreto financiero en los bancos suizos. En una carta el asesor financiero le dice a la destinataria de su carta en Bahamas: “Nos hemos reunido con él en numerosas ocasiones en Venezuela y Europa”.
El presidente de Derwick niega la relación con alguna institución financiera de esa isla del Caribe anglófono. “Ni Alejandro Betancourt, ni alguna de sus empresas han operado cuentas en Bahamas”.
Cada uno de los dueños de Derwick Oil and Gas dejó en su historial en la entidad suiza utilidades netas por el orden de los $100 millones anuales, de acuerdo a un reporte de la institución bancaria.

.
.


.

¿Qué es Petrozamora?

Cuando el 4 de septiembre de 2017 llegaron los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) a la sede principal de Pdvsa Occidente -una de las diez divisiones con las que cuenta la compañía estatal Petróleos de Venezuela-, cerca de 50 empleados estaban reunidos con los altos gerentes de la división.
“Los que vamos a nombrar, pongan sus teléfonos en la mesa y se levantan de sus sillas. Los demás, se van de la sala”, dijo uno de los efectivos, según relataron dos fuentes independientes. Llamaron uno a uno a los ocho miembros de la plana mayor de la estatal petrolera en el estado Zulia, noroeste del país, los esposaron y sacaron caminando por medio del lobby del edificio principal en Lagunillas, en la Costa Oriental del Lago, ante la mirada asombrada de otros trabajadores.
Las detenciones de esas ocho personas fueron ordenadas por el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab. La ANC se ha convertido a partir de mayo de 2017 en un órgano legislativo sin oposición a las políticas del presidente Nicolás Maduro.  
Los arrestos forman parte de una investigación por sobreprecio y sabotaje en la compra de equipos y materiales para la producción de Petrozamora, empresa mixta que tiene como accionistas a la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), filial de Pdvsa (60%), y Gazprombank Latin America Ventures (40%), una subsidiaria del banco ruso Gazprombank, en sociedad con Derwick Oil and Gas.  
Para el Ministerio Público, los detenidos afectaron la producción de 15 millones de barriles de petróleo que se dejaron de producir entre 2015 y 2017. De los ocho capturados inicialmente, siete permanecen en prisión. A este grupo, se sumaron siete personas más, entre ellos el presidente de la Corporación Venezolana de Petróleo, Orlando Chacín; y el expresidente de Pdvsa y exministro de Petróleo, Eulogio Del Pino, apresado el jueves 30 de noviembre de 2017 y señalado, entre otras acusaciones, de responsabilidad en el sabotaje a Petrozamora.
De acuerdo con fuentes del sector petrolero, la investigación se inició tras las denuncias de cobro de comisiones y sabotaje realizada por los socios rusos representantes de Gazprombank Latin America Ventures. 
Petrozamora opera en los municipios Lagunillas y Valmore Rodríguez, en la Costa Oriental del Lago, en el estado Zulia. En total, son seis áreas petroleras las que explota la sociedad conformada por la Corporación Venezolana de Petróleos (CVP) y Gazprombank Latin American Ventures, firma registrada en Holanda en marzo de 2011.
La creación de esta empresa mixta fue aprobada por la Asamblea Nacional en febrero de 2012. Entonces el Parlamento era dominado por los partidarios del presidente Chávez que, con un cáncer avanzado, se enfrentaba a un año electoral.
Sería reelecto en octubre, tras vencer al opositor Henrique Capriles, pero cinco meses después fallecería. Este era el escenario político cuando les otorgaron a los socios de Derwick la primera área -de las cuatro acordadas- para la explotación petrolera denominadas Bachaquero Tierra – Lagunillas Tierra. La concesión es por un período de 25 años, de acuerdo con la Gaceta Oficial 39.859.
Carlos Mendoza Potellá, magíster en Economía y Administración de Hidrocarburos, explica que anterior a 1976, año en el que entró en vigencia Ley de Nacionalización de la Industria Petrolera que reserva para el Estado la industria de los hidrocarburos, las empresas extranjeras solo pagaban impuestos y regalías de acuerdo con la Ley de Concesiones.
Comenta el experto que, en los años 90, comienza una política de apertura aprovechando el artículo 5to de la ley de 1976 y aparecen las figuras de las empresas mixtas, en las cuales el Estado solo tenía una acción dorada, sin participación. Luego, en 2005, eso cambió. Potellá explica que se eliminaron las asociaciones estratégicas y se constituyeron unas empresas mixtas donde el Estado tuviera como mínimo 60% de participación. 
Las condiciones actuales del mercado pueden determinar, ante la carencia de los recursos del Estado, que se planteen nuevas modalidades de empresas mixtas donde el país tenga una participación adicional por la simple razón de que el Estado no tiene cómo invertir en el negocio. ¿Hasta dónde llega la soberanía?, ¿Hasta dónde es nacionalmente aceptable la participación extranjera en una empresa mixta?”, enfatiza el experto quien dijo desconocer el caso específico de Petrozamora.
La aprobación de nuevos pozos demuestra que en Petrozamora el Estado cedió ventajas a su socio. En abril de 2015 la Asamblea Nacional le otorgó a Petrozamora tres campos más: Bachaquero Lago, Bloque VII Ceuta, Bloque III Bachaquero y Bloque III Centro, según la Gaceta Oficial 40.649, tras créditos 1.000 millones de dólares otorgados por Gazprombank.
Además, de acuerdo a la carta enviada al banco CBH por De Beaumont el 1° de mayo de 2013, una de las ventajas para Gazprombank consiste en el hecho de que, con autorización de Pdvsa, Derwick vende el petróleo directamente en el mercado y paga a sus accionistas en un tiempo muy razonable. Betancourt dijo “no corresponde responder”, cuando se le preguntó con quién comercializan el hidrocarburo
Según la información oficial de Pdvsa, en 2016 Petrozamora produjo un poco más de 100 mil barriles de petróleo al día. Este dato es puesto en duda por un empresario del sector petrolero del Zulia, quien no quiso ser identificado. Asegura que con dos taladros en tierra y una gabarra, como opera actualmente Petrozamora, resulta imposible alcanzar esa cantidad.
No están consumiendo equipos, materiales, ni nada que sea necesario para lograr esa cantidad de producción. Es muy sencillo: son muchos pozos con poca producción, por lo que necesitarían más gabarras y taladros”, puntualiza.
En la actualidad, de acuerdo con información de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Pdvsa no supera los 2 millones de barriles de crudo en su producción diaria. Hasta 2008 era de 3 millones.
En tanto, en las instalaciones de Petrozamora en Lagunillas y Bachaquero, tras la detención de los ocho gerentes las condiciones de trabajo han desmejorado. “La comida que dan durante la jornada viene sin bebidas y no compran nada de lo que se necesita en el taladro, ni repuestos ni herramientas”, contó un trabajador.

La añeja relación con Gazprombank

Rafael Ramírez, entonces presidente de Pdvsa, tomó los papeles en sus manos antes de comenzar a hablar de forma pausada y con sus acostumbrados tropezones en las erres. Era el 28 de noviembre de 2013 y se encontraban en una sala de Pdvsa La Campiña, sede principal de la estatal petrolera en Caracas. Presentó a quienes lo acompañaban: Alexander Muravov y Boris Ivanov, ambos vicepresidentes de Gazprombank, institución que ese día, con $1.000 millones de dólares, financiaba el inicio de las operaciones de Petrozamora. 
Gazprom, la casa matriz de Gazprombank, tiene presencia en Venezuela desde 2005. Recibió de Pdvsa la explotación yacimientos gasíferos en la Península de Paraguaná y participa también en proyectos en la Faja del Orinoco. En diciembre de 2011, contó esa vez Ramírez, Gazprombank pagó un bono de $400 millones para participar en la explotación de los pozos asignados a Petrozamora.
Más allá de las relaciones institucionales, al menos desde 2007, el presidente de Derwick, Betancourt López, tiene contacto directo con los rusos. Según el currículo que entregó De Beaumont a los ejecutivos del banco CBH de Suiza, Betancourt López era representante de Gazprombank en América Latina en el año 2007.

El joven venezolano asumió el rol de operador financiero de la transferencia de casi $500 millones de las compras a futuro de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), una empresa de la Corporación Venezolana de Guayana, a una cuenta de Gazprombank en el Líbano, en octubre de 2009, de acuerdo con un reportaje publicado por el periodista Joseph Poliszuk el 30 de mayo de 2010.
El presidente de la acería en ese momento era Rodolfo Sanz, hasta el 10 de diciembre de 2017 alcalde chavista de Guarenas, en el estado Miranda, y hoy secretario de Gobierno de esa misma entidad.
La orden para el movimiento del dinero se efectuó desde la que sería la primera oficina de Derwick en el edificio La Pirámide de Prados del Este, de acuerdo con la evidencia del número telefónico del fax que se usó para transmitir el documento, hecho que denunció el dirigente sindical de Sidor, Manuel Díaz, en abril de 2010. A mediados de ese mismo año, una comisión de la Guardia Nacional visitó esa oficina, pero para el momento del allanamiento no había nadie en el lugar, como confirmó en 2011 al redactor de esta nota el propietario del inmueble, Edgar Romero Nava, padre de Edgar Romero Lazo, también directivo de la contratista eléctrica. 
Betancourt López contó en agosto de 2011, durante la indagación para un reportaje,que debió viajar a Moscú para pedir una carta que lo exonerara de responsabilidad en el caso y con ella saldar esa deuda con las autoridades nacionales.
Sería el mismo Sanz quien cerraría el círculo el 8 de marzo de 2010, cuando informó en rueda de prensa que se instalarían en Sidor dos plantas eléctricas que Gazprom tenía decidido llevar a Rusia, pero “nos las cedieron”. Luego agregaría que “el apoyo de Gazprom y de Derwick es invalorable y lo agradecemos mucho”.
Entonces se confirmó una alianza que hoy es noticia por su imbricación empresarial en Petrozamora, donde los dueños de Derwick se hicieron los rusos para cobrar un favor a Pdvsa.