Diputado Renzo Prieto cumple cuatro años en prisión con 32 audiencias diferidas

Renzo Prieto es suplente de la diputada Gaby Arellano en la Asamblea Nacional. Su padre, Renzo Prieto, asegura que la parlamentaria no se ha preocupado por ayudarlo a salir de prisión

Lucas Prieto, padre del diputado a la Asamblea Nacional Renzo Prieto | Foto: Mariana Duque
San Cristóbal.- Este jueves 10 de mayo, el diputado a la Asamblea Nacional por el estado Táchira Renzo Prieto cumplió cuatro años de estar recluido en la sede del Helicoide en Caracas. A pesar de que fue electo por el voto popular, no ha salido en libertad, ni tampoco se le ha cumplido con el debido proceso.
Su padre, Lucas Prieto, manifestó que el estatus jurídico del parlamentario es incierto, por cuanto el tribunal 13 de juicio, que lleva la causa a pesar de no tener pruebas que determinen alguna responsabilidad, lo mantiene detenido y con 32 audiencias diferidas.
“En mi nombre, en el de mis hijos, de mi familia, le hago un llamado al Gobierno nacional, al sector jurídico, a los tribunales que llevan este caso, porque lleva 32 audiencias diferidas desde hace tres años, cuando le abrieron su expediente. A Renzo lo acusaron de traficante de drogas, de poseer una fábrica de armas, algo ilógico, porque en este país el único que fabrica armas a través de Cavim es el Gobierno, y tendrían una prueba de eso”, expresó.
Recordó que en esa época fueron detenidos los tachirenses Gregory Sanabria, Daniel Ceballos, Juan Giraldo, y posteriormente José Vicente García, quienes aún siguen en prisión. A su juicio, la verdadera causa por la que están tras las rejas es la de pensar distinto al Gobierno, y por luchar por tener un país en mejores condiciones.
Lucas Prieto no ha podido ver a su hijo desde hace un año, justo el 10 de mayo de 2017, por cuanto el dinero no les alcanza para poder viajar, y en la capital venezolana no tienen familia. Teme que los años pasen y él muera sin volver a ver a Renzo.
Indicó que tampoco ha recibido ayuda de la diputada Gaby Arellano, quien es la compañera de curul de Renzo, ni del partido Voluntad Popular, que lo buscó para que fuera a la plancha de la para ese entonces dirigente estudiantil. “Hemos visto cómo en los últimos meses la Asamblea Nacional y el sector político que le presentó la oportunidad para que él fuera diputado, que fue Voluntad Popular, han tenido poca receptividad; ha faltado voluntad. Con la diputada Gaby Arellano ha sido una comunicación poco regular; ella llegó a ser diputada y se olvidó de los compromisos”.
No hubo visita alguna de parte de Arellano a Prieto, pero a pesar de ello, este se mantendría con fuerza y esperanza de salir algún día de la prisión, con la intención de hacer una política distinta, donde los ciudadanos sean la prioridad y no el personalismo.
“A mi hijo lo utilizaron como carne de cañón para buscar una diputación, porque en lo que fue esa diputación de montaña baja, aprovecharon que en Seboruco estuve 35 años y la gente me ofrecía el voto para Renzo, igual que en Michelena, Palmira y Cordero. Por el sector educativo que trabajó con uno se ganó”.
A su preocupación se suma que dos de sus hijos tuvieron que irse a España, porque también los estaban persiguiendo para aprehenderlos, porque a través de las redes sociales solicitaban la libertad de su hermano. “A mi hija, que es educadora, le han suspendido hasta su sueldo desde hace siete meses. A pesar de la edad que uno tiene, ha sobrellevado la situación, porque me mantengo trabajando en el área deportiva de la alcaldía de San Cristóbal”.
Lucas Prieto asegura que continuará luchando por la libertad de su hijo y la de quienes continúan en prisión por pensar distinto. Asegura que las ideas no mueren, pero considera que un ser humano en prisión siendo inocente “está muerto en vida”

Powered by WPeMatico

AdSense