Cómo los países suramericanos enfrentan al COVID-19

Cómo los países suramericanos enfrentan al COVID-19

De la actuación rápida, pasando por la cautela, hasta la extrema irresponsabilidad

 458
Ciudades militarizas en América del Sur por el COVID -19. (Efe)
Los diez países que conforman Sudamérica han optado por diferentes medidas de prevención contra el coronavirus (COVID-19). Suspensión de clases en todos los niveles, cierres de fronteras parciales (solo dejando entrar a nacionales, extranjeros residentes y sin perjudicar a las cargas); confinamiento obligatorio (solo permitiendo salir a lo estrictamente necesario, como comprar medicinas o comida); regulación del transporte público, prohibición de cualquier tipo de eventos que impliquen aglomeraciones y cierre de espacios públicos y actividades en general.
Algunos Gobiernos, como el de Paraguay, actuando rápido desde los primeros casos positivos, han logrado quitarle velocidad a la propagación del COVID-19. Otros esperaron un poco más para tomar medidas más drásticas, como Chile o Argentina. Brasil, por su parte, encabeza el sitio de los gobiernos más irresponsables, no solo del Sur de América, sino de todo el mundo.
La dictadura de Venezuela, con Nicolás Maduro a la cabeza, no solo aprovecha la situación para aumentar la represión y el control social, también evita el acceso a los datos para que no se evidencia que no actuó rápido ante la propagación del virus. Las cifras extraoficiales, difíciles de recolectar y de corroborar, son más fiables que los anuncios y comunicados del régimen.

Argentina, medidas progresivas

El Gobierno de Alberto Fernández no activó medidas rápidas en comparación con países de la región, pero conforme fueron avanzando los casos, aceleró las implementaciones para frenar una propagación más rápida en un país que no pasa por un buen momento económico.
Argentina fue la primer nació en el Sur de América en anunciar la primera víctima oficial por COVID-19, el 7 de marzo. Ahora hay cuatro muertos y 266 casos positivos con la confirmación de transmisión comunitaria.
Una semana después de la primera víctima, el mandatario argentino le pidió a la ciudadanía quedarse en sus casas, algo que no fue acatado por buena parte de los ciudadanos. A raíz de ello, el Gobierno tomó la decisión de hacer obligatoria la cuarentena.
Buenos Aires en cuarentena. (EFE)
Otras medidas relevantes: suspensión total de las clases anunciada el 15 de marzo, el cierre de fronteras y la suspensión de vuelos provenientes de Europa, China, EE. UU., Corea del Sur, Japón, China e Irán por treinta días.
La regulación del transporte público fue otra implementación del Gobierno de Fernández, al igual que la aprobación de una licencia excepcional para los trabajadores públicos y privados que volvieran de zonas infectadas con el COVID-19 para que se aíslen en sus casas por catorce días. A los adultos mayores con condiciones preexistentes también se les dio una licencia.
Hay muchas opiniones con respecto a la administración al frente de la pandemia, si se toma en cuenta que, todos los países sudamericanos tenían el aviso europeo de que el COVID-19 fácilmente podía colapsar sistemas de salud de primer mundo —como el de España—, resulta bastante llamativo la tardanza para tomar medidas drásticas que, tarde o temprano, tenían que llegar.

Bolivia y el manejo cronológico de la pandemia en un Gobierno de transición

Bolivia es de los países en Sudamérica con menos casos confirmados por COVID-19, son 27 y hasta ahora no ha tenido víctimas. Hay que destacar que Bolivia no ha presentado información de cuántas pruebas realiza al día, situación que complica cualquier análisis que pueda realizarse sobre la gestión de la pandemia.
Lo que sí informó el Ministerio de Salud de Bolivia es que se registran 27 casos oficiales de COVID-19, se tienen 30 casos sospechosos y se tienen 201 casos descartados. Este último número se cuenta de forma progresiva con el correr de los días.

| El Ministro de Salud, , informa que hasta las 20:00 de este domingo (22/03/20) se registran 27 casos positivos de en . Adicionalmente se tiene 201 casos descartados y 30 sospechosos en el país.
Ver imagen en Twitter

25 personas están hablando de esto
Desde el 12 de marzo Bolivia se encontraba en emergencia nacional y se habían anunciado la suspensión total de las clases. También se prohibieron las concentraciones que involucren a más de 100 personas.
El 19 de marzo la presidente interina, Jeanina Áñez, declaró el cierre de fronteras y la suspensión de todos los vuelos internacionales a partir del 20 de marzo. Solo pueden ingresar bolivianos y residentes extranjeros, quienes deberán ir directo a confinamiento obligatorio. Tampoco habrá movimiento interdepartamental ni interprovincial.
El Gobierno boliviano proclamó cuarentena total por 14 días a partir del pasado domingo. Por esto el Tribunal Supremo Electoral decidió aplazar las elecciones presidenciales programadas para el 3 de mayo sin fecha prevista.
Cabe destacar que antes de las decisiones del Gobierno Áñez, los departamentos de Potosí, Chuquisaca, Cochabamba y Oruro ya se habían declarado en cuarentena hasta el 31 de marzo. Tarija también adoptó acciones especiales como parte de un aislamiento.
Policías y militares se encargan de hacer cumplir el toque de queda en las principales ciudades con el fin de evitar la propagación. El manejo de la pandemia, como para otras administraciones, es una gran oportunidad para Áñez de sumar rédito político o, por contrario, perderlo. Terreno fangoso para ella.

Brasil y la subestimación del COVID-19

Toda la gestión económica y la popularidad de Bolsonaro se puede ir al traste debido al pésimo manejo de la pandemia. Brasil se encuentra entre los 20 países con más casos positivos por COVID-19 en el mundo, con 1 593 casos. También es el país de la región con más fallecido a causa del Coronavirus, con 25.
El mandatario brasilero, Jair Bolsonaro, después de haber criticado duramente la reacción del mundo frente a la pandemia, catalogándola de “histeria”, decidió cerrar las fronteras con todos sus países vecinos menos Uruguay.
Otras medidas tomadas en Brasil, al menos a nivel regional, en Sao Paulo y Río de Janeiro, es la suspensión de clases, la cancelación de eventos masivos y la reducción de la oferta del transporte público. A nivel Federal, se prohibieron los cruceros turísticos. En Brasilia, los bares y restaurantes no están cerrados, sino que establecieron una distancia mínima de dos metros entre mesas.
Ministro de salud con preocupaciones
Por su parte, el ministro de salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, declaró sobre la situación del COVID-19 en los próximos meses: “Vamos a comenzar abril con una subida rápida (de infecciones) y esa subida va a seguir en mayo y junio, cuando comenzará una tendencia de desaceleración”.
También admitió que el sistema de salud podría colapsar a finales de abril, aun para los que en cuenta con seguros médicos o pagan clínicas privadas. Esta situación puede empeorar o mejorar dependiendo del comportamiento adoptado por los brasileros, si aceptarán o no las prevenciones y recomendaciones de salud, agregó.
El pasado viernes, Bolsonaro criticó las medidas tomadas por Wilson Witzel, gobernador de Río de Janeiro: “Pareciera que Rio de Janeiro es otro país. No lo esSomos una federación”.

Chile, calvario político y crisis mundial a raíz de la pandemia

El presidente Sebastián Piñera no lo está pasando bien, los últimos meses se ha visto en una encrucijada que lo tiene entre la espada y la pared constantemente. Manifestaciones violentas que atentan contra las instituciones democráticas del país que no han cesado y tampoco han sido controladas, se han adueñado por completo de la rutina del país trasandino. A todo esto, hay que agregarle el gran problema que significa la pandemia.
La cifra de infectados en Chile ascendió a 746 y ya cuenta con un fallecido. El pasado 18 de marzo, Piñera anunció estado de excepción por catástrofe, ya que el país por el COVID-19, entró en Fase 4, que es la más grave según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ese mismo día también se comunicó el cierra oficial de fronteras, pero que esta medida no afectaría a las cargas.
El presidente chileno, Sebastián Piñera, en reuniones para tomar medidas frente al COVID-19. (Twitter oficial de Sebastián Piñera)
Otras medidas de contención tomadas días atrás: suspensión de clases, prohibición de visitas a los centros de adultos mayores por los próximos 30 días para evitar el contagio a las personas más vulnerables, prohibición de las reuniones masivas de más de 200 personas, y, finalmente, el Ministerio de Salud de Chile hizo un llamado a respetar el aislamiento por 14 días para los contagiados o para quienes hayan tenido contacto directo con algún paciente con COVID-19. Las multas por no respetar esta medida pueden alcanzar los 3 000 dólares.
Acuerdo referéndum
El Gobierno Piñera y la oposición llegaron al acuerdo de posponer el referéndum previsto para el 26 de abril que podría modificar la Constitución hasta octubre.
Al igual que el Gobierno argentino —que tuvo mayor antelación—, en Chile también fueron tomando acciones progresivas, algo totalmente criticable y llamativo por lo anteriormente mencionado. Pero también es cierto que la convulsión social y política —culpa del propio Piñera— complicó cualquier acción a tomar por parte del mandatario.
Lo que se debe rescatar de Chile es su compromiso por detectar los casos, se realizan 800 pruebas diarias y tienen una capacidad para 3 000, es uno de los mejores rendimientos de la región.

Colombia y una lucha titánica contra el virus y la economía

El Gobierno de Iván Duque anunció que la cuarentena entrará en vigencia por 19 días, desde este martes 24, a la medianoche. Colombia ya cuenta con tres fallecidos por COVID-19, el tercero recién confirmado por el Ministerio de Salud de ese país. Además, ya tiene 277 casos positivos.

1.620 personas están hablando de esto
El presidente Duque ya había decretado el estado de emergencia y el cierre de fronteras terrestres, marítimas y fluviales hasta el 30 de mayo. Asimismo, a partir del lunes 23 de marzo se prohiben los vuelos internacionales comerciales por un período de 30 días.
La economía colombiana se ha visto afectada por la caída del precio del petróleo, el peso colombiano se ha devaluado en un 15 % y la desaceleración económica es inevitable e ineludible ante la pandemia. Ante estos hechos, Duque ya informó que hará anuncios a partir de los poderes extraordinarios que le otorga la emergencia para proteger a los colombianos.
Además, el Gobierno ordenó el confinamiento preventivo-obligatorio, desde el pasado 20 de marzo hasta el 31 de mayo para las personas mayores a los 70 años. Estos deberán permanecer en sus hogares y solo podrán salir si necesitan atención médica.
Bogotá más vacía de lo normal. (Efe)
La suspensión académica es general, los bares y restaurantes están cerrados. Otras medidas acatadas son el desembarco de cruceros al país colombiano y la cancelación de los eventos por encima de las 500 personas.

El país ecuatoriano, presidido por Lenín Moreno, decretó estado de excepción la semana pasada. Eso tras anunciar el cierre de fronteras, los eventos con más de 250 personas para evitar aglomeraciones y la suspensión total de las clases.
Esta medida incluye toque de queda desde las 21.00 hasta las 5.00. También la suspensión de todas las actividades, exceptuando la de industrias agrícolas, ganaderas, de salud, bancos y comercios de alimentos.
Los militares tienen la autorización de resguardar el control en las ciudades y restringir algunos derechos, como el de la reunión. Todo con el fin de evitar la propagación, lógicamente.
El Ministerio de Salud Pública de Ecuador informó que “de un total de 2 360 muestras para coronavirus existen 789 casos positivos, 872 casos descartados y 14 fallecidos”.
Desde el 11 de marzo el Ministerio de Salud declaró la emergencia sanitaria en todo el país. También impuso la condición de que todos aquellos que arribaran a Ecuador desde España, Francia, Irán, Italia, Corea del Sur y las provincias de China Hubei y Cantón, se deben aislar durante 14 días en sus domicilios.  
La exministra de salud de Ecuador, Catalina Andramuño, renunció a su cargo el 21 de marzo, alegando que no le dieron fondos suficientes para enfrentar la crisis. Su sustituto es Juan Carlos Zevallos.

Paraguay, buscando dar el ejemplo

El mandatario Mario Abdo Benítez, junto a su ministro de Salud, Julio Mazzoleni, están siendo las figuras más relevantes del país guaraní en lo que tiene que ver con la pandemia. Esto para bien, porque Paraguay es el país del sur con menos casos confirmados, pero con dos fallecidos y con una limitada recolección de muestras. Esto no les resta méritos de las autoridades, que están realizando una gran labor.
Este 23 de marzo, el ministro Mazzoleni, confirmó en su cuenta en Twitter que procesaron 89 muestras (cifra más alta hasta los momentos) y 5 resultaron positivas. Paraguay tiene así 27 casos confirmados por COVID-19.

Informe : Hoy procesamos 89 muestras, 5 resultaron positivas: 4 llegaron de Francia y 1 de Brasil. Lamento informar que registramos un fallecido. Sigue internado 1 paciente, los redtanted en sus casas en aislamiento. Total de casos confirmados: 27.
Ver imagen en Twitter

16,2 mil personas están hablando de esto
Para el 10 de marzo había 25 sospechosos, de los cuales 4 fueron descartados y 3 dieron positivos; sumándose al primer caso confirmado del 7 de marzo. Para el 12 marzo se descartaron 5 y uno salió positivo. Ya para esa fecha eran seis los casos. Un día después las muestras aumentaron a 17 y se confirmó otro caso. Se mantuvo el promedio de 16 y 17 muestras el sábado y domingo del 14 y 15, lo que arrojó otro caso positivo.
Las cifras de muestras fueron aumentando progresivamente, de 26 a 27, pasando por 30 y tantos, siempre confirmándose algún caso, hasta llegar a las 68 muestras del 21 de marzo, cuando se confirmaron 4 casos positivos por COVID-19. El tope llegó el 23 por la noche con las 89 muestras.
Pionero en medidas
Paraguay fue uno de los primeros países de la región en tomar medidas, como la suspensión total de clases, la cancelación de eventos públicos, las medidas restrictivas de no estar en las calles pasadas las 20.00 hasta las 04.00 (a menos que se tenga permiso laboral), la regulación del transporte público, entre otras a nivel nacional.
Otras medidas tomadas fueron la cancelación de los vuelos provenientes y con destino a Europa y la de prohibir ingresos de extranjeros no residenciados al espacio aéreo paraguayo.
La entrada al país, tras el cierre parcial de las fronteras, solo es permitida a nacionales y extranjeros residentes, a los cuales se les impone aislamiento preventivo-obligatorio. Varias de estas medidas empezaron a correr el 9 de marzo, cuando apenas había 25 casos sospechosos y un caso positivo por COVID-19. Aún no se había determinado la circulación comunitaria del virus, esta se confirmó el 20 de marzo. Ese mismo día, se informó que había fallecido la primera persona por coronavirus.
Ya el presidente Mario Abdo tomó algunas medidas económicas, al igual que el Ministerio de Industria y Comercio, fijó precios referenciales para productos relacionados con la prevención del COVID-19.
El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, anuncia medidas económicas. (Presidencia paraguaya)
Pero el reto para el Ejecutivo es gigante, hay una buena parte de la población vulnerable, la necesidad de proteger a las pequeñas y medianas empresas es imperiosa, tanto como resguardar el empleo. Además, la deuda y el mal gasto del dinero público —todo un atentado contra los contribuyentes— ya tenía al país guaraní en una posición de recesión casi ineludible.
¿Qué debe hacer el Ejecutivo? Un debate latente
Para el mandatario paraguayo el manejo de la crisis de la pandemia representa una gran oportunidad no solo para lavar la imagen de su administración, la cual ha dado tantos tumbos que hasta pudo terminar con un juicio político, sino que puede significar un antes y un después en el país de tomarse medidas efectivas. A raíz de esto, hay un debate de planteamientos.
El profesor Víctor Pavón, en el Diario ABC, habla del reto que afronta Paraguay y el mundo para lograr dinamizar la oferta y la demanda, una situación inédita porque ambas han caído casi por igual.
En su artículo, el profesor destaca algunas medidas del Ejecutivo para sobrellevar la pandemia, pero es imposible olvidar la ralentización que atraviesa le economía mundial, además de la deuda contraída por Paraguay de la cual conversó con el PanAm Post un mes atrás.
El mal gasto público es otra dosis de la realidad que ha padecido la ciudadanía paraguaya, el dinero desperdiciado por los contribuyentes ahora afectará directamente a los ciudadanos que se encuentran en estado de vulnerabilidad. ¿Qué tiene que hacer el Ejecutivo para minimizar el impacto de la pandemia? Sin duda, apostar por un endeudamiento sería atentar contra la estabilidad económica no al largo, sino al mediano plazo.
El exministro de Haciendo, Dionisio Borda, y el economista Fernando Masi hicieron una propuesta que fue publicada en un artículo para Ultima HoraPatriotismo y solidaridad frente a la crisis, lo llamaron. Hablan de medidas interventoras que ellos consideran necesarias. En cierto punto entendibles y razonables, aunque también riesgosas, sobre todo en el tema del endeudamiento.
Lo cierto es que el reto para la administración de Mario Abdo es gigante, necesita moverse rápido y con mucha habilidad. De sus medidas económicas saldrá la evaluación de la gestión de la crisis y, probablemente, la nota de su administración. El mandatario tiene una oportunidad histórica de cambiar muchas cosas para bien a raíz de la problemática mundial.

Manejo peruano

Perú fue el primer país de la región en decretar una cuarentena general obligatoria, el pasado 15 de marzo. También es uno de los países que se ha visto tremendamente afectado a nivel económico, esto por el golpe al sector informal que representa un 70 % de la economía peruana.
Para ello, el Gobierno aprobó un subsidio más o menos equivalente a las pérdidas que representarán estos 15 días para cada familia que viva de este rubro, un estimado de 105 dólares.
Además, el presidente Martín Vizcarra ordenó el cierre de sus fronteras durante un lapso de 15 días. En Perú ya se han confirmado 395 casos positivos y han sido descartados 6 269. La cifra de muertes es de 5.

🗓 Reporte │ Esta es la situación del coronavirus en Perú hasta las 1:00 horas del 23 de marzo. Se registran 36 ciudadanos hospitalizados. Esta actualización corrige información publicada.

Para más información, visita: https://www.gob.pe/coronavirus 

Ver imagen en Twitter

1.358 personas están hablando de esto
El Ministerio de Educación postergó el inicio del año escolar, que estaba previsto para el 16 de marzo. Desde el 18 de marzo está activa la emergencia sanitaria y el aislamiento domiciliario obligatorio de las personas que ingresen al país provenientes de Italia, España, Francia y China.
En conferencia de prensa, el presidente Vizcarra informó que se hará un trabajo multinacional para calcular el efecto económico de la pandemia y pedir recursos a organismos internacionales.

Uruguay, crecimiento exponencial

Este fue uno de los últimos países de la región en confirmar casos positivos. Tras esto, el 13 de marzo el Gobierno anunció el cierre de las escuelas por dos semanas.
También declaró emergencia sanitaria y se optó por el cierre de las fronteras terrestres, aéreas y fluviales con el vecino país Argentina, obligando a cualquier persona proveniente de un país en riesgo a realizar una cuarentena de 14 días.
El 20 de marzo se suspendieron los vuelos provenientes de Europa. El pasado domingo, el Ministerio de Salud de Uruguay confirmó que la cifra de infectados ascendió a 158, con 23 nuevos casos. Agregaron que casi todos son leves y que tan solo uno está en cuidados intensivos.

| Datos actualizados |
↘️
Se confirman 23 casos nuevos positivos de , siendo en total 158.

La mayoría son leves y una persona se encuentra en cuidados intensivos.

Los departamentos con casos confirmados son:
Canelones, Colonia, Flores, Maldonado, Salto y Montevideo.

Ver imagen en Twitter

338 personas están hablando de esto

Venezuela, dictadura aprovecha pandemia para ejercer mayores controles sociales

Venezuela es, sin dudas, uno de los países más vulnerables del mundo para afrontar la pandemia. El COVID-19 puede representar una catástrofe en el país por motivos conocidos: la falta de agua en gran parte del territorio, incluyendo centros hospitalarios. La enorme vulnerabilidad de la población en cuanto a sus sistemas inmunológicos; carencias básicas de alimentos y complementos vitamínicos que implican defensas bajas ante cualquier enfermedad, el enorme problema de la energía eléctrica. La economía completamente destrozada, los problemas sociales y, por si fuera poco, el decrecimiento en el envío de remesas de los venezolanos en el exterior por la crisis global.
Una gran parte de los venezolanos ni siquiera tiene acceso a agua limpia. (Efe)
A todo esto se le debe agregar que la tiranía de Maduro ha ocultado casos de COVID-19 y está intentando manejar las estadísticas para alegar un supuesto control de la situación que, claramente, no puede tener. Las cifras oficiales (77 casos) del régimen se contradicen entre ellos mismos, además, ya se conocen filtraciones de que el régimen ocultó casos positivos de militares venezolanos provenientes de Irán que, a su vez, contagiaron personal médico en Caracas.
Según el presidente interino, Juan Guaidó, la cifra aproximada de casos positivos en Venezuela es de 200, más del doble de lo que oficializa el chavismo.
Medidas del régimen
Maduro decretó la cuarentena para siete estados inicialmente. El 17 de marzo se extendió a todo el país, convirtiéndose en el segundo país de la región en decretar el aislamiento obligatorio. También se suspendieron casi por completo los vuelos al exterior.
Supuestamente, todo viajero proveniente de Europa que haya llegado en marzo al país debió ir a cuarentena obligatoria. Las clases fueron suspendidas, al igual que los eventos deportivos, y se prohibieron las concentraciones públicas. Además, la dictadura ordenó que en los restaurantes solo se ofrezcan comida para llevar y pidió suspender cualquier actividad en discotecas y bares.
Maduro declaró en «emergencia permanente» al sistema sanitario y el Ministerio de Salud de Venezuela publicó la lista de los «hospitales centinelas», que son 46 centros hospitalarios dispersos por todo el país. Estos, según el régimen, fueron dotados con los medios necesarios para tratar a los pacientes infectados por el COVID-19. Pero la ineludible realidad denota que en este país enfrenta un desabastecimiento de cualquier insumo básico y la precariedad más notable de toda la región.

Visit our Store

AdSense

About Noticias de Nueva Esparta Venezuela 4027 Articles
The Publisher: Juan Rodulfo, Defined by Nature: Planet Earth Habitant, Human, Son of Eladio Rodulfo & Briceida Moya, Brother of Gabriela, Gustavo & Katiuska, Father of Gabriel & Sofia; Defined by the Society: Venezuelan Citizen (Human Rights Limited by default), Friend of many, Enemy of few, Neighbor, Student/Teacher/Student, Worker/Supervisor/Manager/Leader/Worker, Husband of Katty/ Ex-Husband of K/Husband of Yohana; Defined by the US Immigration System: Legal Alien; Defined by the Gig Economy: Independent Contractor Form 1099; Studies in classroom: Master Degree in Human Resources Management, English, Chinese Mandarin; Studies at the real world: Human Behavior; Studies at home: Webmaster SEO, Graphic Web Apps Design, Internet & Social Media Marketing, Video Production, You Tube Branding, Trading, Import-Exports, Affiliate Marketing, Cooking, Laundry, Home Cleaning; Work experience: Public-Private-Entrepreneur Sectors; Other Definitions: Bitcoin Evangelist, Human Rights Peace and Love Advocate. Author of: Why Maslow: How to use his theory to stay in Power Forever (EN/SP), Asylum Seekers (EN/SP), Manual for Gorillas: 9 Rules to be the “Fer-pect” Dictator (EN/SP) Social Media profiles: Twitter/FB/Instagram/VK/Linkedin/Sina Weibo: @rodulfox