¡Arrancarles las gobernaciones!

¡Arrancarles las gobernaciones!

¡A votar!


¡No se vale llorar después! Hay que ¡Arrancarles las gobernaciones!


Que el lunes 16 de octubre el país amanezca con la totalidad, o la inmensa mayoría de las gobernaciones en manos de los demócratas, tendrá un impacto enorme en el objetivo de darnos un nuevo gobierno.
La lucha por sacar del poder a Maduro y sus cómplices, tiene en las elecciones del domingo 15 de octubre, un nuevo reto que debemos asumir: Ratificar nuestra condición de mayoría ante la comunidad internacional y demostrar que los 8 millones de la anc, fueron producto del fraude.
Liliana Hernández, miembro del comando de la unidad nacional para la elección de gobernadores declaró recientemente y de manera sencilla, una gran verdad: “Para ganarle a estos malandros tiene que haber una avalancha de votos”. Y esos votos existen, están representados en ese 85% de ciudadanos que están hartos de esta pesadilla de gobierno que ha convertido la vida cotidiana en una tragedia.
Hace menos de 2 años, los venezolanos tuvimos la lucidez de salir a votar para elegir una AN, y obtuvimos los 2/3. Nuestra presencia en las mesas hizo imposible que el cne dirigido por las indignas, pudiera hacer trampa alguna. Y cuando el otro poder arrodillado, el tsj, en complicidad con el cne, desconoció a los diputados de Amazonas, no pudieron evitar el reconocimiento internacional a la voluntad popular.
Fue a partir de esa elección que la oposición venezolana pudo construir una relación institucional directa con organismos internacionales y gobiernos, que hoy entienden y asumen como realidad evidente, que el régimen de Maduro es una dictadura que trabaja desde el poder para demoler la democracia y desconoce los derechos ciudadanos establecidos en la Constitución Nacional.
La MUD ha asumido cada reto planteado, no como una terapia para drenar frustraciones o arrecheras, sino como espacios de lucha que deben formar parte de una estrategia global que apunte a desalojar la barbarie del poder, por las vías democráticas posibles.
La calle, la denuncia, la protesta en todos los sectores, la activa presencia en el plano internacional, y el incesante reclamo por el respeto de los derechos electorales establecidos en la CN, forman parte de la misma lucha, ningún escenario excluye otro.
Las elecciones de gobernadores son un derecho establecido en la vigente constitución, que hayan tenido que convocarlas, que no hayan podido seguir retrasándolas, es un triunfo opositor, y ante eso solo queda ganarlas. El régimen apuesta duro a fomentar la división opositora y a estimular la abstención. Saben que no pueden ganar ninguna elección.
Por eso tratan de confundir diciendo bolserías como que ir a elecciones es reconocer a la anc. A ese aquelarre de ignaros, fabricada violando la constitución y electa fraudulentamente, no la acepta nadie, ni dentro ni fuera del país.
Vamos a las elecciones porque es nuestro derecho y es parte de nuestras exigencias para explorar un diálogo, así como lo es, la liberación de los presos políticos, el reconocimiento pleno a la AN y el establecimiento de un canal humanitario, que permita palear en algo la crisis alimentaria y de medicinas.
Pero si acaso las razones fundamentales que existen para votar, no fueran suficientes, yo asumo, después de ser testigo durante 18 años de la destrucción nacional, de la corrupción pavorosa y del hambre y la miseria producida por el peor gobierno de la historia venezolana, que es criminal abstenerse y tener que calarse como gobernadores a quienes son causantes de la desgracia nacional. ¿Se imagina usted a Héctor Rodríguez, por citar un solo caso, de gobernador de Miranda? El mismo horror existe en todo el país.
¡No se vale llorar después! Hay que ¡Arrancarles las gobernaciones!
Finalizo invitándolos al foro: Elección de gobernadores y Entorno político, organizado por la Fundación Espacio Abierto, el próximo sábado 7 de octubre, a las 10 am, en el hotel President de Sabana Grande. Participaran: Liliana Hernández, Gabriela Ramírez y Alonso Moleiro.

Powered by WPeMatico

AdSense