Aníbal Sánchez: Oposición dividida en Cuatro

Aníbal Sánchez: Oposición dividida en Cuatro

Deja a los ‘Sin Identificación’ como mayoría” ¿Donde se ubica Usted?

Shopify | Amazon FBA | Graphic Designs
visit kraftimediamarketing.com/ to learn more

Desde la legitimación de Chávez en época de su Constituyente la oposición venezolana ha mostrado sus diferencias, no precisamente por posturas ideológicas, sino más bien que por aspiraciones personalistas y visiones distintas de cómo resolver la conflictividad social y crisis de gobernabilidad; logrando solo coincidir en la necesidad de cambiar el Modelo Revolucionario impuesto por el presidente. “Siempre ha existido en la oposición la presencia de un sector radical o extremista que apuesta a la caída y arrase; otra que opta por una ruta electoral y el avance gradual desde espacios conquistados” en los últimos meses después de la incapacidad de avance de estos grupos se ha configurado un bloque político partidista a partir de parlamentarios electos que fijan una ruta tomando herramientas de los anteriores, y en el medio hay un sector opositor ‘fluctuante’ independiente mayoritario que sólo adversa.
Contradictoriamente a esto, la oposición gradual ‘tachada de colaboracionistas, por lo más radicales’ es la que opta por recuperar espacios a través de su participación en procesos electorales, aún sin contar con un Sistema Electoral 100% competitivo, pues hacen falta lograr ciertas garantías electorales ‘que permitan preservar los caracteres del voto como Derecho Humano es decir que sea libre, universal, directo y secreto’ así como exigir respeto a las condiciones electorales ‘que lleven a una participación con iguales oportunidades’ poniéndole un coto al ventajismo, a la persecución y descalificación política – Aspectos estos desarrollados por el mismo Aníbal Sánchez como Consultor Electoral en sus artículos sobre Elecciones Justas.-
Se ha demostrado que cuando las diferentes corrientes opositoras se acuerdan en una estrategia política electoral logran avanzar, aspecto que a comienzos del año 2015, denominaba colocar todos los caballos en la vía delante de la carreta; y que algunos le añadían si su tiraje era de mayor o menor empuje no importaba.  En oportunidades el utilizar las debilidades y oportunidades, conjuntamente con la fortaleza del criterio de Unidad en función de una Plataforma Electoral Unitaria aún en condiciones de semi competitividad, permitió ganar en diciembre de ese año la mayoría absoluta de los escaños de la Asamblea Nacional, pero como desde inicio no había sido un proceso electoral ‘formal’ en función de adeptos alrededor de una oferta electoral, no se pudo o supo administrar la victoria; se imaginan que se hubiese trabajado en una agenda social y de reencuentro, al contrario de una de confrontación, que solo dejó como saldo el disgregamiento opositor y el atrincheramiento de los factores oficialistas.-
En los dos años siguientes, la política opositora fue guiada por el sector extremistas que logró convencer a la partidista sobre las posibilidades de un cambio en las estructuras del poder a partir del rechazo a una gestión que no le daba repuestas a las necesidades del pueblo.   Posteriormente al acercarse las fechas de la renovación de los poderes ejecutivos regionales y municipales el sector gradual involucra a parte de la oposición partidista para que en una primera instancia avance en la ruta electoral; pero el sistema electoral habría dejado ser semi competitivo “recuerden las inhabilitaciones políticas, el sostenimiento de una oferta engañosa en los tarjetones al no permitir sustituir, una incorrecta actualización del Registro Electoral, hasta los cambios en la infraestructura electoral (Centros) habrían mermado las posibilidades” en una atmósfera de desunión, e inhibición de la participación ciudadana, situación que se repite en el 2018.
En la actualidad que nos dicen los Estudios de Opinión  Hercon de Octubre demuestra que la población que se auto define como opositora descendió con respecto a inicios del año para ubicarse en 42% y los llamados chavista serían cerca del 20%. Según Datanálisis al cierre de Septiembre 52,9% de los venezolanos se auto definen como independientes, mientras 31,8% se dicen opositores ‘no hace la diferenciación por tendencia’ y 13,8% se califican de chavistas.
Al analizar el universo poblacional para los mismos estudios entre 91 al 93% evalúa como negativa la situación nacional como negativa; entre los que se autodenominan chavistas (13,8%) según Datanalisis está el 15% de las mujeres venezolanas; 55,8% de los mismos son mayores de 54 años y estaría el 17,9% de los habitantes de los estratos sociales I. Pero no se puede obviar que solo 9,6% de los electores se sentiría identificados con los partidos opositores y un 11,8 con los del polo patriótico.
Esta es la radiografía al tiempo que una Mesa Nacional de Dialogo auspiciada desde el gobierno, a sabiendas que no logrará ninguna flexibilidad en las sanciones internacionales mecanismo de presión que lo tenía cercado en el tablero económico internacional; les sirve porque exacerba el conflicto entre las oposiciones, por primera vez se evidencia es deslinden no solo de los graduales, con los partidistas mayoritarios, estos también caen en contradicciones con los radicales al verse obligados a variar su hoja de ruta política aprobada a los inicios del año 2019, al tiempo que no logra explicar a los No Identificados Opositores esta nueva aptitud luego que estuvieron sentados en un escenario de Diálogo bajo el mecanismo de Noruega, llevando una propuesta que ‘al parecer’ no era tan rígida como el mantra de su 1 2 3 pero si conllevaban a unas elecciones.-
Si no conocemos la estrategia poco podemos criticar la táctica o viceversa, como Analista Político y Consultor Electoral responsablemente sin ser parte de los partidos políticos pero manteniendo las buenas relaciones, a su tiempo fije mi posición sobre lo que denominaban el cese de la usurpación, cuáles eran los mecanismos y la necesidad de llegar a una consulta electoral, sin obviar el tema de la conflictividad y agenda social. La intolerancia, desconocimiento y agresividad entre las distintas tendencias solo alejan y fragmenta a los adeptos de la oposición. Que en medio de este clima solo se cargan de desesperanza y frustración, conductas que le impiden visualizar que muchos de los aspectos tratados en los Foros Internacionales (Grupo de Contacto, OEA, ONU), en las Mesas de Diálogos con mediación o nacional, coinciden en muchos aspectos como la liberación de presos políticos, la necesidad de establecer un mecanismo de ayuda solidaria, y avanzar en el fortalecimiento del sistema electoral de forma que los procesos sean más competitivos.
Un vez ubicados dentro del contexto de las fracciones políticas ¿Que se debe hacer?  Los oposicionistas sobre todo los del bloque partidistas que tiene el mayor apoyo internacional e institucional, tiene el reto de aupar el respeto y  reconocimiento entre las distintas tendencias, esto no será posible sin demostrar un espíritu unitario de amplitud, donde todos puedan ser parte de la discusión y elaboración de la estrategia política ‘no solo de la operatividad’ su actuación tiene que estar por encima de las ofensas y descalificaciones. Mientras no exista una agenda unitaria, deben entender quién es el adversario, que los rivales o factores que actúan agrupándose en función de una ruta y que tienen el mismo fin no pueden ser vistos como el enemigo.
El tono de agresividad con el que se ventilan las diferencias, de forma directa o por medio de los mecanismos de noticias, redes sociales y discursos solo contribuyen a la disgregación y aumentan la división. Deben considerar que estamos a solo 70 días de entrar al año 2020 y el gobierno no ha escondido sus intenciones de llevar este conflicto de gobernabilidad más allá de las Elecciones Parlamentarias, mientras la oposición solo alimenta el debate de si participar o no, cierra las posibilidades de activación de mecanismos paralelos, no es que se prepare desde ya para escoger candidatos pero si el dibujar un escenario político que pase por esa vía y logre el cometido del cambio.
Para esto es importante adecuar su actuación política para que sumen adeptos no solo dentro de los grupos Oposicionistas sino dentro del  52,9% que no se identifica con los bandos, entre los cuales se encontraría el 55% de los hombres del país, el 62,5% de los menores de 30 años, y casi el 60% de los electores entre los 18 a 23 años, y el 55% de los ubicados en estratos medios.

AdSense