Acerca de la tortura aplicada contra el profesor José Ramón Rodríguez Rojas ¿qué dirán [email protected] poetas, [email protected], periodistas de Carabobo?

Acerca de la tortura aplicada contra el profesor José Ramón Rodríguez Rojas ¿qué dirán [email protected] poetas, [email protected], periodistas de Carabobo?

La salvaje detención del profesor José Ramón Rodríguez Rojas por parte de los organismos de “seguridad” del Estado venezolano, organismos que tienen no un record y si un prontuario de atrocidades nos deja una radiografía cómo actúa el gobierno de Nicolás Maduro. El profesor Rodríguez Rojas fue apresado, golpeado, pateado en el suelo y dejado inconsciente delante de sus alumnos en la Aldea Universitaria Héroes de Canaima ubicada en Naguanagua/ Carabobo.
No puedo decir que es mi amigo y las pocas veces que hable con él, lo varias veces en el MUVA o sea en el antiguo Ateneo de Valencia donde se realizan foros conversatorios los [email protected], poetas, [email protected], periodistas en estos eventos participan militantes y activistas de generalmente militantes o activistas progubernamentales (muy pocos nos colamos, yo entre ellos de los que no comulgamos con el corporativo cívico/militar) lo cierto es que no veo ni a uno solo de quienes participan en estos actos que declare, opine a favor, demande la aparición con vida de un detenido, de un hombre que estoy seguro y el gobierno sabe que es inocente. El gobierno de Maduro en Venezuela y Rafael Lacava en Carabobo saben que lo que digo es cierto.
La rebeldía de quienes participan en esos conversatorios que se llevan a cabo en el MUVA tienen una acerada rebeldía que llega hasta la acera de enfrente del edificio destinado al arte y la cultura. ¿Dónde están Christian, Laura, Pedro, Ana inclusive donde están algunos de los “amigos” o compañeros de ruta del profesor de periodismo? El silencio ante la felonía, ante el castigo salvaje a un hombre, ante la siembra de evidencia no es el reflejo de lo que hablan, gritos de rebeldía y silencio ante el oprobio, gritos de libertad y en los actos diarios solo remachan cadenas.
Una de las versiones que abundan por las rede y después de indagar o buscar información por diferentes vías es que comienza la siembra de evidencia y la creación de falsos positivos entre los sectores más vulnerables de la vida política, es acabar con los no críticos que participan a favor del gobierno, para que sepan a qué se atienen los militantes que lleguen a criticar al gobierno o sea si a quien cree lo castigan de manera tan salvaje ¿imaginen que le pasará a quien critique de manera pública? Con este profesor que hable unas tres veces y todas las veces que pude intercambiar palabras su discurso progubernamental, de esto son testigos poetas y escritores y también conoce de sus actividades.
Sabemos que el gobierno no sólo interroga con salvajismo digno de la inquisición, también inventa declaraciones y confesiones, sabemos que fue detenido en una aula universitaria y que sus captores o se verdugos le comenzaron a aplicar tormento delante de sus alumnos, los cuales fueron advertidos de los que les podía ocurrir si declaran a favor de su maestro, veamos que salió de la imaginación de estos de los cerebros policiales y represivos del gobierno de Nicolás Maduro y de los agentes de Delcy Rodríguez: “Durante el interrogatorio, Rodríguez Rojas confesó que el material sería utilizado en la Autopista Regional del Centro, como parte de un presunto plan desestabilizador”, refirió una fuente del organismo policial. A Rodríguez Rojas le fueron incautados 8 barras de explosivo C4, 39 metros de cable de cordón detonante y 2 teléfonos celulares.” http://www.el-nacional.com/noticias/sucesos/detuvieron-hombre-con-material-explosivo-que-seria-utilizado-arc_287444
Todos sus “amigos” del MUVA y del Periódico Ciudad de Valencia donde trabaja, saben que es mentira. Que es la aplicación del terrorismo de Estado, Todos y todas saben de la perversión de un gobierno que es capaz de dispararle a la cara a un joven de 16 años al rostro y dejarlo ciego, todos y todas sus “amigos” del PSUV conocen que este es un militante de los suyos un tipo amable e inteligente y quizás ese sea su pecado.
Ojala y a alguno de los que se abrazan en festivales de poesía declaren a favor de un inocente, ojala y los trabajadores del periódico Ciudad de Valencia se pronuncien, ojala y los poetas compongan una estrofa, ojala y este profesor universitario no siga sufriendo el tormento, la incomunicación, la picana eléctrica, la ruptura de vísceras.
El gobierno miente y miente con descaro y lo que hoy le pasa a este hombre honesto y que defiende con la palabra su opción política sea corregido. No fue detenido en la autopista, fue sacado de dicha aula desmayado luego de ser golpeado por los cuerpos de asalto de la FAES de su aula de clases, fue salvajemente golpeado delante de sus alumnos, hoy está desaparecido y su familia lo busca. Yo no comparto mucho o quizás nada de lo que defiende este militante del PSUV, pero el hecho de ser humano me obliga a exigirles a sus amigos algo de valor más allá del conversatorio en las áreas de un museo.
Notas a pie de página: De yo ser parte de la familia del hoy detenido, vejado, torturado, falsamente inculpado daría mi primera información de prensa en la sede de Fundalatin, y trataría de que esta “institución independiente y defensora de los DDHH” se declara por primera ocasión en muchos años a favor de las víctimas del Terrorismo de Estado y no a favor del Estado aterrorizante. A salvar la vida de un hombre, de un padre, de un inocente. La diferencia entre el gobierno de Maduro y nosotros es que a pesar de todo creemos y le apostamos a los buenos venezolanos.
“Hace 6 años comencé a compartir jornadas laborales con José Ramón. Más de una vez madrugamos hasta que el periódico salió impreso. Supe de sus problemas de salud, de sus preocupaciones por su familia, de su compromiso permanente con las ideas que profesa desde hace décadas.
Ayer fue al Complejo Editorial. Me cuentan que intentó reparar un televisor con uno de los obreros: siempre ha sido así. Por eso, desde la madrugada de hoy me tomó por sorpresa esta inesperada, desagradable e increíble noticia. Todavía espero saber qué es lo que ha ocurrido, y sigo pensando como nuestra Constitución: Presumo la buena fe, la mala debe probarse y, si es de alguien con quien he compartido momentos de trabajo productivo, más.” Luis Salvador Feo La Cruz.

AdSense