80 % de niños ingresados al hospital de Apure están en estado de desnutrición

En lo que va de año han muerto en el hospital Pablo Acosta Ortiz tres niños por patologías de base, complicadas por altos niveles de desnutrición: en febrero, un bebé de cinco meses, y en marzo, una niña de dos meses y otra de un año y cuatro meses

De 100 bebés que llegan al hospital con cualquier patología, al menos 80 de ellos son referidos a los nutricionistas porque presentan cualquier tipo de desnutrición.
San Fernando De Apure.- Desde enero del año en curso más de 100 niños menores de cinco años de edad han pasado por las manos de los nutricionistas del área de pediatría del hospital Dr. Pablo Acosta Ortiz (HPAO), del municipio San Fernando de Apure. Además de llegar con determinado cuadro médico, presentan diferentes niveles de desnutrición, informaron médicos del área mencionada.
Nada más durante los dos primeros meses, 85 infantes fueron ingresados a la emergencia pediátrica del hospital, de los cuales el 65,7 % (56 niños) presentaron desnutrición crónica. Otros 16 infantes (18,8 %) ingresaron con desnutrición aguda, y apenas 13 pequeños (15,2 %) mantenían un nivel leve de desnutrición.
“Aquí de 100 bebés que vienen con cualquier patología, al menos 80 de ellos son referidos a los nutricionistas porque presentan cualquier tipo de desnutrición. Por lo general son cuadros crónicos, y los diagnósticos se ven complicados porque no solo están desnutridos o deshidratados, sino que vienen, por ejemplo, con una parasitosis u otras enfermedades y eso pone en mucho riesgo las vidas de los pequeños”, testificó un nutricionista que pidió mantenerse bajo anonimato.
En lo que va de año han muerto en el hospital Pablo Acosta Ortiz tres niños por patologías de base, complicadas por altos niveles de desnutrición: en febrero, un bebé de cinco meses, y en marzo, una niña de dos meses y otra de un año y cuatro meses.
La mayoría de los padres entrevistados aseguran que los malos niveles nutricionales que presentan sus hijos se deben a que la situación del país no les permite a ellos mismos alimentarse bien ni alimentar debidamente a los infantes. Los médicos del HPAO afirman que los menores ingresados, con edades comprendidas entre 0 y 12 meses, tienden a presentar desnutrición aguda o crónica.
“A mi niña le doy teta una vez en la tarde o en la mañana; prefiero darle su tetero completo, que la alimenta más y la llena más. Así, la niña dura más tiempo dormida y me permite descansar más también. En las noches sí le doy solo tetero, para que duerma hasta tarde en la madrugada”, dijo Carolina Gómez (19 años), cuya hija de cinco meses se encuentra hospitalizada por parasitosis intestinal y además presenta también un cuadro de desnutrición aguda.
Por otra parte, el Instituto Nacional de Nutrición (INN) ha venido ayudando con la donación frecuente de fórmulas lácteas, con lo cual se ayuda a recuperar la salud de los pequeños desnutridos. Mientras tanto, el hospital ofrece las tres comidas del día a los pacientes, pero son comidas ajustadas a la dieta de cada internado. Los platos casi siempre son arepa con queso para el desayuno y la cena; para el almuerzo ofrecen arroz, plátano y carne.

Powered by WPeMatico

AdSense